ABC
Salud&Sociedad

Nutrición: los niños no saben comer

Un estudio de CinfaSalud muestra que los jóvenes de la Comunidad comen delante de dispositivos electrónicos y muy poca fruta

ValladolidActualizado:

Seis de cada diez niños y niñas castellano y leoneses (59%) ven la tele o manipulan una pantalla táctil o el móvil mientras comen, según el V Estudio CinfaSalud: «Percepción y hábitos de salud de las familias españolas sobre nutrición infantil», avalado por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap). Se trata, sin embargo, del segundo porcentaje más bajo de España -sólo por detrás de Navarra (53,3%)-, mientras que en el otro extremo se halla Andalucía, donde ocho de cada diez escolares (82%) tienen este hábito.

De los menores de Castilla y León que comen con una pantalla delante, cuatro de cada diez (39%) lo hacen a veces y el 19%, habitualmente, mientras que el 1% siempre tiene una pantalla delante cuando está a la mesa -aunque se trata de nuevo del porcentaje más bajo de nuestro país-.

El estudio revela, además, que los menores con este hábito sufren de mayor sobrepeso u obesidad que los que no lo tienen. La tendencia a la obesidad aumenta a medida que se incrementa el uso de estos dispositivos. Como recuerda el doctor Cristóbal Coronel, secretario y miembro del grupo de trabajo de Nutrición y patología gastrointestinal de la Sepeap, «el teléfono móvil, la televisión y cualquier tipo de pantalla táctil deben aparcarse durante la comida, porque impiden disfrutar de las texturas y sabores de los alimentos. Además, no incitan a conversar e impiden a los progenitores inculcar en sus hijos e hijas hábitos saludables a la mesa que les ayuden a prevenir el sobrepeso y la obesidad o enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión».

La investigación se basa en un cuestionario «on line» realizado a una muestra representativa de 3.000 mujeres y hombres de todas las comunidades autónomas con hijos e hijas de entre 6 y 12 años. Como explica Eduardo González Zorzano, experto en nutrición del Departamento Médico de Cinfa, «los resultados del estudio indican que los progenitores españoles deben ser más conscientes de la necesidad de que sus hijos e hijas mejoren sus hábitos nutricionales, cada vez más alejados de nuestra dieta mediterránea de siempre». Además, según los datos ofrecidos por esta encuesta, respecto al Índice de Masa Corporal (IMC), el estudio revela que la percepción de los padres y madres españoles respecto al peso de sus hijos no se corresponde con la realidad en cuatro de cada diez casos (42,3%), y que el 13,1 por ciento no tiene conciencia del sobrepeso u obesidad reales de su niño o niña. «El desconocimiento de esta situación puede suponer un riesgo para la salud de los hijos, ya que los progenitores no toman las medidas necesarias para que recuperen su Índice de Masa Corporal idóneo», señala el doctor Coronel.

Consumen carne entre 4 y 7 veces a la semana, aunque aconsejan hacerlo entre una y tres

De acuerdo al estudio, los menores de nuestro país no siempre siguen hábitos nutricionales saludables en el hogar. En primer lugar, ocho de cada diez niños y niñas españoles (82,8%) no desayunan correctamente. Castilla y León, junto a La Rioja, es la Comunidad donde los escolares menos a menudo, toman fruta para desayunar (6%, frente al 20% de Canarias), y que solo dos de cada diez (18%) beben zumo natural. Además, los niños y niñas de esta Comunidad son quienes menos yogur (4%) y tostadas (22%) ingieren a esta hora del día, pero también quienes más consumen repostería casera (19%).

En el almuerzo, dos de cada diez escolares castellano y leoneses toman bollería industrial, a pesar de las advertencias de los expertos; dos de cada tres (67%) consumen carne entre cuatro y siete ocasiones a la semana, aunque los expertos aconsejan hacerlo solo entre una y tres veces; y solo tres de cada diez niños y niñas (29%) toman pescado con la frecuencia recomendada -más de tres veces a la semana-, mientras que únicamente el 9% come verdura en más de siete ocasiones semanales. Además, solo tres de cada diez (28%) consumen fruta con esta frecuencia.