Un profesional realiza un chequeo médico a un menor para evaluar un posible problema de sobrepeso
Un profesional realiza un chequeo médico a un menor para evaluar un posible problema de sobrepeso
Salud&Sociedad

Nutrición: jóvenes sin hábitos de vida saludable

El proyecto PrevenT, del Ministerio de Sanidad, revela que España presenta el mayor índice de obesidad infantil de Europa

SalamancaActualizado:

El doctor del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid, José A. García Donaire, asegura que los jóvenes en España no tienen, en general, hábitos de vida saludable, una afirmación que apoya en que los datos referidos a nuestro país son los «más preocupante» en obesidad juvenil de toda Europa, por lo que anima a hacerse controles a partir de los veinte años, especialmente, si se tienen antecedentes de enfermedades cardiovasculares.

García Donaire participó recientemente en Salamanca como coordinador científico de una jornada del programa PrevenT, una iniciativa que el Instituto de la Juventud de España (Injuve), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, puso en marcha a finales de 2016 para la prevención de la enfermedad cardiovascular desde las primeras etapas de la vida y que tiene como objetivo informar sobre los riesgos que existen para la salud promover la adquisición de hábitos saludables, y dar a conocer las políticas de salud pública basadas en la prevención de los diferentes factores de riesgo.

Obesidad y metabolismo

Sostiene que ese crecimiento de la obesidad juvenil se traduce en el aumento de alteraciones metabólicas en edades por debajo de treinta años como diabetes de tipo 2, y que además, el consumo del tabaco está por encima del 30 por ciento y la hipertensión supera el 15 por ciento lo cual, en su opinión, hace que los hábitos deban mejorarse. Considera que existen muchas razones, entre ellas «la genética, la mala información desde edades tempranas sobre cómo comer bien, y la presión social de determinados modelos de sedentarismo y de consumo de hábitos tóxicos como tabaco y alcohol» que hacen que los jóvenes no tengan hábitos saludables por lo que justifica la puesta en marcha de PrevenT, en el que se aborda «lo físico, lo psíquico y lo social».

«Todo suma y hace que la situación hoy en día de nuestros jóvenes no sea la ideal», apostilla, al tiempo que lamenta que no existan datos «fiables» de la frecuencia en la aparición de los factores de riesgo, por lo que aboga por confeccionar una gran encuesta nacional. Destaca la necesidad y la importancia de hacer una serie de recomendaciones desde las edades más tempranas al igual que ocurre con los adultos, algo que, actualmente, no existe porque, según sus palabras, «no hay conciencia de riesgo».

Dada esa carencia de datos, insiste en la relevancia de hacer «promoción de la salud y prevención de patologías», y recurre a estadísticas que tienen que ver con adultos de las que se desprende que la prevalencia de diabetes e hipertensión es cada vez mayor.

La prevención en edades tempranas es una de las medidas para resolver el problema

La valoración de los factores de riesgo, señala el doctor, deben de ser algo permanente desde la infancia. «Tomarse la presión, evitar los hábitos tóxicos, el sedentarismo y la obesidad es algo que tenemos que hacer desde la más tierna infancia, y luego la medida del colesterol, de la función renal o de la glucosa hay que hacerlo a partir de los veinte años, pero mucho antes si hay antecedentes familiares».

Finalmente, insiste en que la sociedad se dé cuenta de que «si actuamos antes, vamos a ahorrar dinero y a prevenir, y sobre todo a aumentar la calidad de vida». Por su parte, el director del Injuve, Javier Dorado, persistió en la idea de que aunque las enfermedades cardiovasculares están generalmente vinculadas con las personas mayores, «la realidad es que hay ciertas actitudes, hábitos y costumbres que se empiezan a adquirir ya desde la infancia», y de ahí la organización de jornadas a partir de 2018 que incluyan, como novedad, actividades deportivas.