Castilla y León apenas contabilizó 16.675 alumbramientos en 2016
Castilla y León apenas contabilizó 16.675 alumbramientos en 2016 - ICAL
Sociedad

El número de nacimientos en la región fue en 2016 el más bajo al menos desde 1941

Los datos del primer semestre, los peores de España, auguran ya una cifra aún inferior para este año

ValladolidActualizado:

El problema ya eterno de la baja natalidad de Castilla y León, clave en la pertinaz despoblación de la Comunidad, se acentuó sobremanera durante el pasado año cuando apenas se contabilizaron 16.675 alumbramientos, lo que supone ya la cifra más baja desde al menos 1941 (no hay datos oficiales previos). Nunca antes en ese periodo -y posiblemente muchos años atrás- el número de nacimientos había bajado de la barrera de los 17.000. Además, el panorama se complica mucho más después de conocerse también ayer que los datos del primer semestre de este año hacen prever ya que este ejercicio el dato será aún más bajo. De momento, de enero a junio se celebraron 7.464 nuevas vidas, lo que supone un más que significativo descenso del 9,4 por ciento, el mayor con diferencia de todas las comunidades autónomas.

Lejos quedan ya las cifras de finales de la pasada década, cuando la llegada de inmigrantes permitió que hubiera más de 20.000 natalicios durante varios años. Mucho más atrás en el tiempo, la comparación resulta mucho más chocante al recordar que desde 1941 hasta 1956 Castilla y León era la segunda región con más nacimientos, sólo superada por Andalucía, y que superó en varios ejercicios el ahora inimaginable número de 70.000 alumbramientos.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística tampoco dan muy buenas noticias al desvelar el importante repunte de muertes en Castilla y León entre los meses de enero y junio. Aunque contar con una población muy envejecida como la castellano y leonesa hace pensar en que este aumento de muertes es lógico no lo fue tanto durante el año 2016, cuando perdieron la vida casi mil personas menos que el ejercicio «récord» anterior -28.436 frente a 29.302-. La subida de siete puntos en este primer semestre -la tercera más elevada de entre las comunidades autónomas- hace presagiar también que el número de fallecidos alcanzará a finales de año su techo histórico rondando por primera vez los 30.000 decesos.

Sólo mejor que Galicia

La combinación de nacimientos y muertes da como resultado un saldo vegetativo negativo que en este arranque de 2017 asciende hasta las 7.906 personas, la segunda cifra mayor en España sólo por detrás de Galicia dentro de una especie de «competición» entre ambas que se prolonga ya durante años.

De hecho, la diferencia entre alumbramientos y fallecimientos en el año 2016 -con datos ya definitivos- también es algo mayor en territorio gallego (-12.695) que en el castellano y leonés (-11.761), pero las dos están a una distancia muy grande del resto de autonomías.

Otras datos del pasado año comunicados por el INE ratifican la problemática demográfica de la Comunidad al situarla como el territorio con la tasa bruta de natalidad más baja del país (6,82 frente a la media de 8,80) y como la tercera con mayor ratio de mortalidad por detrás de Asturias y de nuevo Galicia.