RELIGIÓN

El nuevo arzobispo de Burgos llama «ignorantes» a los que quieren sacar la Religión de los colegios

Fidel Herráez ha asegurado que es «gravísimo» no impartirla porque al igual que las matemáticas, la lengua o el arte, es parte de la «formación integral» del alumno

Material de la asignatura de Religión
Material de la asignatura de Religión - ABC

El nuevo arzobispo de Burgos, monseñor Fidel Herráez, que tomará posesión de su cargo el 28 de noviembre, ha defendido este viernes la clase de Religión en la escuela y ha advertido de que es «gravísimo» no impartirla porque al igual que las matemáticas, la lengua o el arte, es parte de la «formación integral» del alumno. Además, ha tachado de «ignorantes» a quienes piden sacarla de las aulas para que quede reducida a las parroquias.

«La dimensión religiosa forma parte de nosotros, no impartirla en la escuela, es no grave, gravísimo», ha subrayado, al tiempo que ha añadido que quienes dicen que la Religión es «para las sacristías» son «ignorantes». «Es tan grande la ignorancia de quienes se permiten hacer estas afirmaciones», ha añadido este viernes en rueda de prensa en Madrid, en respuesta a la propuesta del PSOE de sacar la Religión del horario escolar.

A su juicio, existe «un gran desconocimiento» sobre el significado de esta materia que, según ha recordado, es importante desde el punto de vista antropológico.

«Con qué pena oigo: 'Eso para las parroquias'. Usted no ha entendido nada de lo que es la auténtica educación. Si la escuela es el ámbito de la educación integral, si hay alguna de las dimensiones en que no se educa, la escuela no cumple su función», ha advertido.

En cualquier caso, ha asegurado que como nuevo arzobispo de Burgoscolaborará con el nuevo Gobierno que se elija el próximo 20 de diciembre, al igual que con el resto de partidos.

«Al nuevo Gobierno le desearé lo mejor para su gestión, porque la Iglesia ha de colaborar con sencillez y valentía para el bien de todos los ciudadanos. Seré un colaborador dentro de lo que sea factible», ha afirmado. No obstante, también ha matizado que «las autoridades deben respetar y favorecer la libertad religiosa».

Actitudes «totalitarias»

En este sentido, preguntado por la decisión del alcalde de Valencia, Joan Ribó, de retirar los crucifijos y demás símbolos religiosos del tanatorio y cementerio municipales, ha calificado esta actitud de «totalitaria» porque "no respeta las creencias y la fe de los ciudadanos".

«Si los católicos los quieren (estos símbolos), ¿por qué se los va a quitar? El Estado es aconfesional pero los ciudadanos no, por eso, debe facilitar que expresemos nuetra fe en los lugares públicos», ha defendido.

Toda la actualidad en portada

comentarios