Sociedad

Neandertales y Homo sapiens coexistieron menos de mil años en la Región Cantábrica

El periodo reduce significativamente las posibilidades de interacción entre ambos grupos y reforzaría la hipótesis de una causa de extinción intrínseca, según un estudio con el Cenieh

BurgosActualizado:

Neandertales y Homo sapiens no pudieron coexistir más de un milenio en la Región Cantábrica, lo que reduce significativamente las posibilidades de interacción entre ambos grupos y reforzaría la hipótesis de una causa de extinción intrínseca, según un estudio basado en fechas de radiocarbono de trece yacimientos de esta zona del suroeste de Europa, cuyos resultados se publican hoy en la revista «PLOS ONE».

El Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh) de Burgos participó en la interpretación de la datación por radiocarbono de trece yacimientos cuyos resultados precisan la cohabitación de ambas especies en esta región del suroeste de Europa durante un lapso de tiempo que reduce sus posibilidades de interacción y reforzaría la hipótesis de una causa de extinción intrínseca, según informaron fuentes del centro de investigación.

Como explica Joseba Ríos Garaizar, arqueólogo del Cenieh, que ha participado en la selección de muestras, contextualización e interpretación de los resultados obtenidos, la Región Cantábrica es una de las zonas europeas con mayor registro arqueológico asociado a las últimas poblaciones neandertales y primeras de humanos modernos, «aunque la mayoría de ellas no están fechadas adecuadamente, y este trabajo liderado por Ana Belén Marín-Arroyo, viene a solventar esta carencia», informa Ical.

Las fechas obtenidas mediante Carbono 14 se integraron en un modelo bayesiano que ha permitido precisar el momento exacto de la transición entre neandertales y Homo sapiens en la zona norte de España. Así, el Musteriense (complejo tecno-cultural de los neandertales) terminó hace entre 45.000 y 48.000 años, mientras que el Chatelperroniense (complejo tecno-cultural de transición atribuido a los últimos neandertales) duró entre 41.500 y 42.600 años.

«El Musteriense y Chatelperroniense no se solaparon, lo que indica que este último podría ser intrusivo en la región, posiblemente procedente de Francia donde está ampliamente representado en yacimientos como Grotte du Renne o Saint-Césaire entre otros», comenta el arqueólogo Joseba Ríos.

La nueva cronología también sugiere que el Auriñaciense (complejo tecno-cultural de los primeros humanos modernos) aparece hace entre 40.500 y 43.300-años, solapándose con el Chatelperroniense, y terminó hace alrededor de 33.000-34.600- años en la zona occidental, después de que el Gravetiense se hubiera establecido en la parte oriental. «Por otro lado, el progresivo avance este-oeste del Gravetiense apuntaría más hacia un origen continental e intrusivo que hacia una evolución cultural surgida dentro de la propia región», señala Ríos.

Extinción neandertal

Antes de extinguirse los neandertales vivieron en Eurasia durante un periodo que abarca unos 200.000 años (250.000-39.000), como constata el registro fósil. Actualmente, los avances metodológicos en los sistemas de datación proporcionan una mejor comprensión del momento exacto del reemplazo de unas poblaciones por otras. «Hoy sabemos que el reemplazo no fue un evento único en todo el continente, sino que tuvo lugar en diferentes momentos en diferentes regiones; por lo tanto, las condiciones locales podrían haber jugado un papel esencial en la extinción de los neandertales», comenta Joseba Ríos.

En esta investigación, financiada por la Comisión Europea (programa FP7), el Ministerio de Economía y Competitividad, la Universidad de Cantabria y el Cantabria Campus Internacional, han colaborado diversas instituciones nacionales como el Cenieh, la Universidad de Oviedo y el Centro de conservación de materiales arqueológicos de Guipúzcoa, e internacionales como las universidades de Nuevo México en EEUU, Simon Fraser den Canadá, y Imperial College y Cambridge en Reino Unido.