Presentación del proyecto este pasado martes en Navas del Marqués (Ávila)
Presentación del proyecto este pasado martes en Navas del Marqués (Ávila) - EFE
Sociedad

Nace en Ávila un proyecto para que los mayores de los pueblos sigan en su hogar

Familia pone en marcha «A gusto en mi casa», iniciativa con la que los dependientes cubren sus necesidades

VALLADOLIDActualizado:

la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha dado un paso más en la atención a los mayores, en esta ocasión con el objetivo claro de que no se vean obligados a abandonar sus hogares por no poder ser atendidas sus necesidades más elementales. Con esta intención -contribuyendo al mismo tiempo al mantenimiento de la población en los pueblos- se va a poner en marcha de forma inmediata «A gusto en mi casa», un proyecto piloto «innovador, de vanguardia y el primero de estas características que existe en España». Así lo definió este pasado miércoles la consejera del ramo, Alicia García, que firmó un convenio de colaboración con la Diputación de Ávila y los ayuntamientos de Las Navas del Marqués, Navalperal de Pinares, Peguerinos y Hoyo de la Guija, El Hoyo de Pinares y El Tiemblo, lugares en los que se va a desarrollar esta iniciativa, que contará con la colaboración de la Consejería de Sanidad y los centros de salud de atención primaria, las entidades Pronisa/Asprodes y Cruz Roja, la Universidad de Valladolid y distintas asociaciones a modo de red de apoyo vecinal.

El proyecto, cuyo presupuesto es de cuatro millones de euros, se va a desarrollar durante 30 meses, de forma que cada mes se irán incorporando progresivamente 15 personas hasta llegar al centenar, preferentemente de 65 y más años, con dependencia, discapacidad o enfermedad crónica que vivan en su vivienda habitual. El objetivo es que los mayores que residen en el medio rural sean atendidos en sus hogares «en función de su individualidad y singularidad, recibiendo los apoyos necesarios, tanto técnicos como sociosanitarios», señaló García.

Coordinación

Para ello, será necesaria la intervención coordinada entre los servicios sociales locales, provinciales y autonómicos, los sanitarios y la colaboración de las entidades privadas de las zonas en las que se va a poner en marcha. Se trata de una experiencia hecha a la medida del medio rural y pensada para extenderse a todas las personas mayores de la Comunidad.

Entre esos servicios se encontrarán posibles adaptaciones de vivienda; ayudas técnicas para la promoción de la autonomía; incorporación de nuevas tecnologías, como sensores, controles o avisadores, y paquetes flexibles de servicios a la carta adaptados a las necesidades y deseos de las personas. También se prestarán servicios de proximidad, apoyo a familias, centros de día y centros multiservicios, ayudas económicas o subvenciones, productos de apoyo, servicios sanitarios y teleasistencia avanzada.

El pilotaje se realizará en varias fases que abarcan desde que el usuario muestra su interés por participar en la iniciativa hasta que se detectan sus necesidades y se determinan los apoyos tanto sociales como sanitarios que precisa.

La consejera de Familia explicó que se ha elegido la zona de Pinares de la provincia de Ávila para poner en marcha el proyecto piloto por reunir las características sociodemográficas de Castilla y León, «con pueblos de todos los tamaños y realidades». Una vez recogidos los datos suficientes sobre el desarrollo del proyecto entre los usuarios -labor que realizará la Universidad de Valladolid- «se podrá exportar a todos los pueblos de la Comunidad». «Vamos a crear un verdadero laboratorio social para medir y ver que es posible esta iniciativa con un sistema de servicios sociosanitarios integrados», insistió Alicia García. Además, se prevé que la aplicación de «A gusto en mi casa» genere un impacto económico en la zona, hasta el punto de que en los municipios abulenses seleccionados se prevé una creación de 40 empleos, para los que se programará la oportuna formación en atención y cuidados en la que también participará personas con discapacidad.

Una de las acciones más inmediatas es convertir los hogares en riesgo en entornos seguros, ya que se considera que la primera medida para que vivan de forma autónoma es eliminar riesgos y proporcionar servicios a la carta para que puedan seguir en su domicilio. En este apartado, se valorará el nivel de riesgo de los hogares conforme a criterios (hay hasta cuatro niveles) y se diferenciará entre once perfiles de necesidad. A partir de ahí, se establecen las actuación a realizar para hacer un hogar seguro, que pasan por las adaptaciones necesarias (por ejemplo en un baño con la instalación de medidas de seguridad), ayudas técnicas para la promoción de la autonomía, nuevas tecnologías en el domicilio (sensor de alarmas) y todo un paquete de servicios a la carta para dar una respuesta flexible y personalizada a la persona.

«La fórmula ideal»

El vicepresidente de la Diputación, Carlos García, fue uno de los firmantes del convenio para desarrollar un proyecto que, a su juicio, «pone de manifiesto la voluntad de colaboración entre las administraciones». García insistió en el deber de «dar respuesta a las necesidades de las personas, especialmente a los colectivos más vulnerables» por lo que «A gusto mi casa», «tiene que marcar un antes y un después en la dinamización de estos colectivos, con el fin de utilizar el dinero público para solucionar los problemas de la gente y favorecer el asentamiento en el medio rural», apuntó.

El alcalde de Las Navas del Marqués, Gerardo Pérez, destacó que se trata de «la fórmula ideal para que la gente se quede en su hábitat natural». «Va a ser un proyecto que va a ayudar mucho a la gente mayor», concluyó.