La directora del Museo de Escultura, María Bolaños, observa los trabajos de restauración en una de las obras que se expondrán
La directora del Museo de Escultura, María Bolaños, observa los trabajos de restauración en una de las obras que se expondrán - ICAL
Cultura

El Museo de Escultura rastreará las fuentes de Alonso Berruguete

Reunirá a partir de julio en una muestra 80 piezas que recuperan el diálogo que el escultor consiguió entre «la sensibilidad clásica« y la «tradición cristiana», protagonista de la mayoría de sus encargos

ValladolidActualizado:

Alonso Berruguete (1489-1561), autor del retablo de la Iglesia de Santiago de Valladolid y la sillería de la Catedral de Toledo, entre otras obras, será el protagonista de la próxima exposición del Museo Nacional de Escultura, con sede en Valladolid, que se ha propuesto rastrear las fuentes de este artista que «fue capaz de hacer una maravillosa interpretación de las reglas clásicas», adaptándola a lo que entonces se le encargaba en España, «fundamentalmente escultura».

Así se refirió a él Manuel Arias, el subdirector del Museo y comisario de la muestra «Hijo de Laocoonte. Alonso Berruguete y la Antigüedad pagana», que reunirá a partir de principios de julio 80 piezas, muchas de ellas pertenecientes a las colecciones del propio Museo de Escultura, aunque también hay otras procedentes de colecciones privadas y museos como el Prado, el Arqueológico Nacional, el museo Marés (Barcelona) o la galería italiana Uffizi (Florencia).

María Bolaños, la directora del centro museístico estatal, explicó que no se trata de una muestra antológica -algo que sería bastante complicado porque tiene muchos trabajos ‘in situ’ como la mencionada sillería o el sepulcro del cardenal Tavera, ubicado también en Toledo-, sino que intentará «recuperar al joven Berruguete que viajó a Italia cuando todavía no era un gran escultor y ver lo que se trajo en su maleta tras haber compartido allí experiencias y seguramente trabajo con los más grandes escultores del momento como Miguel Ángel o Rafael».

A juicio de María Bolaños, en Italia, Alonso Berruguete «aprendió a ver la escultura con otros ojos completamente nuevos» y esto es lo que tratará de recoger la exhibición, plasmar «ese diálogo» que este escultor consiguió «entre la sensibilidad de estatuaria clásica y el repertorio cristiano que tuvo que ir realizando cuando se instaló en Valladolid, Toledo y otros lugares en los que trabajó».

En un entorno exquisito

Arias detalló que el título de la muestra se debe a que el Laocoonte «marcó para siempre la vida» de Berruguete, un artista que estuvo presente en el que entonces era «el escenario de las vanguardias más absolutas» del momento y «en el entorno más exquisito de los artistas».

ICAL

Entre los trabajos que se podrán ver destaca una venera -concha de vieira que según la tradición mitológica servía para trasladar a Venus por las aguas-. Se trata de una obra de grandes dimensiones labrada en madera policromada como remate del retablo de la Iglesia de San Benito el Real, en Valladolid, que había permanecido guardada desde las desamortizaciones decimonónicas y que ahora se está reconstruyendo para tal exhibición con las piezas depositadas durante más de siglo y medio en los sótanos del museo. Otras obras que se están restaurando para la ocasión son un busto de San Pablo y un relieve de la Anunciación, pertenecientes al retablo de la Adoración de los Magos de la iglesia de Santiago, de Valladolid.

Una vez concluida la visita, la exposición redirigirá al visitante a ver dos obras clave «in situ», el mencionado retablo de la Iglesia de Santiago, en la capital vallisoletana, y el también retablo mayor del Monasterio de Nuestra Señora de la Mejorada, en Olmedo.