Centro de salud de La Casa del Barco en Valladolid
Centro de salud de La Casa del Barco en Valladolid - ICAL
SANIDAD

Más de 4.400 sanitarios se han formado para saber responder a las agresiones

En lo que va de año se han producido en los centros de salud y hospitales de la Comundad 209 incidentes, con 257 profesionales agredidos

VALLADOLIDActualizado:

La agresión el pasado mes de mayo, en dos ocasiones y con apenas una hora de diferencia, de un médico del centro de salud San José, de Salamanca, volvió a elevar a un primer plano uno de los problemas que más preocupa a los profesionales sanitarios. Las agresiones, verbales o físicas han aumentado en los últimos años y, en lo que va del presente ejercicio, mantienen la misma línea ascendente que en 2016, de forma que en el primer semestre del año ya se han contabilizado en Castilla y León 209 incidentes y 257 profesionales agredidos, según los datos aportados por la Consejería. Entre las medidas para intentar reducir estos números, se ha apostado desde el citado departamento por diferentes líneas de actuación, una de las cuales es la formación de los sanitarios para saber cómo responder a las agresiones.

Así, desde 2011 se han realizado en la Comunidad, a través de Sacyl, 212 ediciones de cursos sobre prevención de agresiones en los que han participado hasta ahora 4.427 profesionales. En ellos se abordan diferentes aspectos relacionados con técnicas de actuación ante situaciones difíciles, manejo del paciente agitado o habilidades de comunicación, asertividad y escucha activa, todo ello con un único fin: evitar que el incidente llegue a producirse o, al menos, que no derive hacia un altercado grave.

Sin embargo, en lo que va de año los incidentes no se han podido evitar en 209 ocasiones, con el resultado de 256 profesionales agredidos. Durante todo 2016 se produjeron 427 conflictos, con 527 trabajadores agredidos. De los 209 producidos desde enero a finales de junio de 2017, 120 han tenido lugar en hospitales, 86 en centros de atención primaria y tres en los servicios de urgencias. Por categorías profesionales, la más afectada es el personal de enfermería, con 92 víctimas, seguidas por los médicos, con 89, y los auxiliares, con 40. A pesar de todo, en la Comunidad se producen 1,18 agresiones por cada mil médicos, una cifra inferior a la media nacional, que se sitúa en 2,02.

En cuanto a las provincias con más incidentes, Valladolid se coloca a la cabeza, con 58 (39 en el área Este y 19 en el Oeste), seguida por Burgos, con 37; en León se han registrado 30 (21 en el área de León y 9 en el Bierzo); en Salamanca, 23; Segovia ha contabilizado 18 incidentes; Palencia, 15; Zamora, 12; Ávila, nueve y Soria, tres.

Lo cierto es que los profesionales sanitarios cuentan con otras medidas para hacer frente a las agresiones, aunque insuficientes según las demandas de las asociaciones y organizaciones sindicales. Es el caso del botón de alarma que tienen los equipos informáticos de los centros de salud, si bien no todos disponen de él.

Botón de alarma

Según señalaron fuentes de la Consejería, este botón se encuentra en los centros de salud de Burgos, León (aunque falta en Babia y en La Cabrera), El Bierzo, Palencia, en Salamanca sólo está instalado en Tejares, en Valladolid Oeste (falta la Este), y en Zamora. Ávila, Segovia y Soria no disponen de este dispositivo, aunque en algunos casos pueden contar con el llamado «botón antipánico» que está conectado con una central. Además, en 2016 se implantó una medida por la que los profesionales de urgencias y de psiquiatría y las unidades medicalizadas de emergencias protejan su identidad de manera que en sus placas identificativas sólo figura el nombre de pila y las iniciales de sus apellidos.

Lo cierto es que no todos los centros de salud tienen el mismo nivel de riesgo. El Observatorio de Agresiones de Castilla y León tiene localizados quince centros que resultan especialmente conflictivos por el número de incidentes que se producen en ellos. Así, cuatro de ellos permanecen en el mapa de riesgo desde hace cinco años. Se trata de los leoneses de Bembibre y Ponferrada II, el salmantino de Alamedilla y el vallisoletano de La Pilarica. Otros cuatro centros han sido incluidos en cuatro ejercicios: Bañeza I (León), San José-Castro Prieto (Salamanca) y Canterac y Huerta del rey (Valladolid). Por último, siete centros han tenido la consideración de conflictivos tres años: el abulense de Lanzahíta, el burgalés de San Agustín, el de José Aguado (León), el salmantino de Garrido Norte y los vallisoletanos de La Magdalena, Tórtola y Tordesillas.