El acusado, junto a sus amigos, este pasado martes en los juzgados de Palencia
El acusado, junto a sus amigos, este pasado martes en los juzgados de Palencia - EFE
Tribunales

Los forenses dudan sobre la autoría de las marcas de la joven presuntamente violada en Palencia

Rechazan que el presunto violador las hiciera con una navaja como dice la víctima, pero ven improbable que se las hiciera ella

PalenciaActualizado:

Los informes de los psicólogos que evaluaron a la joven presuntamente violada y agredida a finales de 2015 en Palencia señalan que sufrió estrés postraumático «coherente» con la situación vivida, mientras que los médicos forenses del caso han apreciado en la mujer «un estado anímico ansioso depresivo». La Audiencia de Palencia acogió este pasado martes la segunda sesión del juicio contra un palentino de 22 años para el que el Ministerio Fiscal pide una pena de 17 años y medio de prisión por los delitos de detención ilegal, agresión sexual y lesiones.

Ambos habían mantenido una relación sentimental dos años antes de que ocurrieran los delitos que se están juzgando, y que supuestamente ocurrieron el 29 de noviembre y el 5 de diciembre de 2015 en una residencia de estudiantes de Palencia, aunque no fueron denunciados hasta el 15 de enero de 2016, informa Efe.

Según la denuncia y la declaración de la víctima, el 29 de noviembre el acusado la desnudó, la ató a la cama y la agredió sexualmente, además de escribirle la palabra «puta» en el vientre con un objeto punzante, y una semana después el 5 de diciembre entró en su habitación y le grabo con una navaja multiusos la palabra gorda en el pecho.

Por su parte, el acusado defendió su inocencia asegurando que ha sido víctima de una denuncia falsa y que ni siquiera estaba en Palencia el día en que presuntamente ocurrió la segunda agresión. En la sesión de ayer, los testigos de la defensa, todos ellos amigos del procesado, confirmaron que estuvieron con él el viernes 4 y el sábado 5 en su pueblo y en Aguilar de Campoo, confirmando que se había ido el día 4 por la tarde y que por tanto no estaba en Palencia el 5.

Respecto a las letras que tenía grabadas en el abdomen y que supuestamente le había hecho el acusado con un objeto punzante, los médicos forenses señalaron que era «improbable» que se las hubiera hecho ella misma por el tipo de trazo «definido», pero precisaron que «al ser letras mayúsculas no existe ningún impedimento físico, ni psíquico para auto causárselas ella misma». También admitieron que cuando la vieron «no existían ni erosiones, ni enrojecimiento, ni palabra alguna en el pecho», ya que podría haber desaparecido con el tiempo. Sin embargo, ayer al ver una fotografía afirmaron que las marcas del pecho parecían hechas con un objeto romo «apretando» y no con una navaja ya que no había cortes, en contradicción con lo que mantuvo la víctima de que el acusado le había escrito la palabra «gorda» en el pecho con una navaja multiusos.

«Incapaz de imponerse»

Por su parte, las psicólogas que trataron a la joven en febrero y en diciembre de 2016, también se ratificaron en sus informes en los que concluyeron que presentaba un cuadro de estrés postraumático acorde con la situación vivida. Una de las expertas, que declaró por videoconferencia desde Castilla-La Mancha, sostuvo que el hecho de no denunciar las agresiones y seguir manteniendo relación con el presunto agresor puede deberse al «déficit de asertividad», la «incapacidad para imponerse» y «la tendencia natural a ayudar a los demás».

También mantuvo que en situaciones postraumáticas «es normal mentir» y que si la chica dijo que había muerto su padre pudo ser para desviar la atención.

Las periciales de la Policía Judicial solicitadas por el juzgado para ver si el acusado había manipulado el wassap de la víctima, tal y como se sostiene en la denuncia, concluyeron que «no hay ningún rastro de conexión» a las herramientas necesarias para manipular los mensajes de esa red social.

El juicio se retomará el día 2 de abril con las declaraciones de tres testigos de la acusación y otros tres de la defensa, que no se presentaron ayer, y la lectura de las conclusiones definitivas de las partes.