Jesús Rebollo (centro), con docentes de este instituto
Jesús Rebollo (centro), con docentes de este instituto - M. ÁLVAREZ
EDUCACIÓN

Libros de viñetas para fomentar la lectura

El IES María de Molina, galardonado por el Consejo de Cooperación Bibliotecaria por el proyecto «Novelas gráficas, grandes novelas»

ZAMORAActualizado:

En algunas ocasiones considerado un género menor, el mundo de las novelas gráficas o libros de cómic también puede servir para «enganchar» a la lectura, máxime cuando cuenta para los jóvenes lectores con el atractivo de las viñetas que acompañan al texto. Con esa base y un trabajo multidisciplinar que agrupó diferentes asignaturas, alumnos de distintos cursos y contenidos educativos trasversales como el acoso escolar, la violencia machista, el racismo o la homofobia, que se abordaban en algunos de los libros seleccionados, el Instituto de Educación Secundaria María de Molina de Zamora ha desarrollado con éxito un proyecto denominado «Novelas gráficas, grandes novelas».

La experiencia se puso en marcha el curso pasado y fue tan enriquecedora que, además de repetirse este año, ha permitido que este centro educativo zamorano obtuviera un reconocimiento nacional del Consejo de Cooperación Bibliotecaria. El premio, que el centro recogió hace unas semanas, lo otorga el órgano que canaliza la cooperación bibliotecaria entre administraciones públicas en España. De los siete proyectos distinguidos en las distintas categorías, el único premio que llegó a Castilla y León fue el de bibliotecas escolares, para esta iniciativa zamorana.

Competencias artísticas

Además de fomentar la lectura, con «Novelas gráficas, grandes novelas» se logró trabajar las competencias artísticas, diversos aspectos cívicos y emprendedores y fomentar las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Para ello, se promovió la lectura y difusión de un conjunto de novelas gráficas seleccionadas en colaboración con la Biblioteca Pública del Estado en Zamora.

El proyecto de este instituto zamorano se trabajó a distintos niveles. Por una parte, los alumnos de segundo de ESO se dividieron en grupos para leer los libros de viñetas seleccionados, exponerlos después a sus compañeros de clase con el apoyo de material audiovisual realizado por ellos mismos, crear reseñas en vídeo y elaborar finalmente un nuevo cómic basado en el que leyeron.

Por otra parte, los estudiantes de cuarto de ESO también utilizaron novelas gráficas para trabajar en las clases de Educación Plástica y Visual y de Música. En la primera de esas asignaturas realizaron murales en los que ampliaban determinadas viñetas de las novelas gráficas seleccionadas y las coloreaban al estilo pop, mientras que en Música se seleccionaron novelas gráficas sobre músicos como la cantante de jazz Billie Holiday y se crearon vídeos musicales basados en ellos. Con todo el material se realizó además una exposición de materiales y novelas gráficas que se expuso en la Biblioteca Pública del Estado en Zamora.

Cien por cien de aprobados

Al margen del premio obtenido, el promotor de la iniciativa y profesor de Lengua castellana Jesús Rebollo considera que los resultados han sido «muy satisfactorios, con un gran impacto sobre el alumnado, el profesorado y el público en general». De hecho, entre los alumnos de segundo de ESO que participaron en el proyecto hubo casi un cien por cien de aprobados. Además, se logró fomentar la lectura entre el alumnado participante, así como que mejoraran su capacidad en la exposición oral y las TIC. Los estudiantes también descubrieron a través de distintas novelas gráficas historias sobre el Holocausto o el conflicto de los Balcanes, la trayectoria de algunos grandes músicos o de científicos como Alan Turing o Charles Darwin o filósofos como Nietzsche.

Con todo ello, se ha demostrado que la novela gráfica resulta un soporte educativo adecuado para transmitir valores, fomentar la lectura y la competencia artística. En conseguir ese objetivo pusieron especial empeño los profesores Javier Adrián, Rocío Ferrero, Jesús Rebollo, Henar Bautista y Berta Herrero el pasado curso, lo que les llevó a obtener el premio al proyecto bibliotecario más innovador en el ámbito escolar de 2017.