Representantes del sindicato CSI-F, este pasado martes durante su comparecencia ante los medios de comunicación
Representantes del sindicato CSI-F, este pasado martes durante su comparecencia ante los medios de comunicación - EFE

La Junta ofrece días libres a empleados públicos para «recuperar derechos»

CSI-F desaprueba la propuesta y exige iniciar la negociación de las 35 horas

VALLADOLIDActualizado:

La negociación abierta entre la Junta de Castilla y León y los sindicatos representantes de los empleados públicos para que éstos recuperen poco a poco las condiciones laborales previas a la crisis económica pasa por un momento complicado porque uno de los participantes se ha levantado de la mesa. En los últimos días, el Gobierno regional ha trasladado una propuesta en este sentido para sus 86.000 trabajadores que consiste en un horario de verano para este año de 35 horas semanales para aquellos que desempeñan su labor en el ámbito de la Administración General, que se traduciría en tres días libres para este año y cuatro para el próximo en el caso de los sanitarios y en Servicios Sociales y en una reducción de las horas complementarias en el caso del profesorado.

Así lo desveló este pasado martes CSI-F, el sindicato con mayor representación en el ámbito de la Función Pública en la Comunidad, que tachó la propuesta de «inasumible» y dio por rotas las negociaciones. Y no sólo eso, sino que además se concentrará el próximo 20 de junio ante la Consejería de Presidencia para exigir que se comience la negociación de la recuperación del horario de las 35 horas semanales del que disponían los funcionarios antes de la crisis. Y es que desde esta organización sindical veían cerca esta conquista. Según explican, la Junta les aseguró que una vez que el PIB autonómico creciera por encima del 2 por ciento se recuperarían las 35 horas, «sin embargo, ahora que crece por encima del 3 por ciento, nos hacen ofertas que no convencen», expresó Carlos Alfonso González, vicesecretario autonómico de Acción Sindical en CSI-F.

Oferta «inasumible»

Una vez firmado un Acuerdo Marco a nivel nacional para poder volver al anterior horario y tras varias reuniones, desde la organizacións sindical confiaban en poner fin a las 37, 5 horas semanales de las que consta su jornada desde 2012, pero la Junta dejó claro ya en las últimas reuniones que no era posible porque una de las líneas rojas marcadas por el Ministerio en el convenio estatal es el cumplimiento del déficit, algo que Castilla y León no hizo en 2017.

Así que ante lo que consideran propuestas «inasumibles» y una «falta de voluntad negociadora», según Raquel Fernández, secretaria de Acción Sindical, los miembros de CSI-F saldrán a la calle el próximo día 20 de junio. En Sanidad y Servicios Sociales, donde la oferta es que se disponga de dos o tres días de libre disposición en el periodo estival, y otro más en Navidad, es «inaceptable» lo planteado, más aún cuando no se garantizan las sustituciones de personal, expresó Juan Carlos Gutiérrez, representante del sector sanitario en el sindicato. Por su parte, el planteamiento hecho para Educación es «insuficiente», recalcó Mariano González, también representante de CSI-F.

Los otros dos sindicatos presentes en la negociación desvinculan lo planteado por el Gobierno regional con la vuelta a las 35 horas semanales, ya que es algo «que no se puede hacer» legalmente al haber incumplido el objetivo de déficit y lo relacionan con la recuperación progresiva de derechos de los empleados públicos, que es lo que hay ahora mismo sobre la mesa, según explicó a ABC la representante de CCOO en las conversaciones, Ana Rosa Arribas. Y es que, según explica la dirigente sindical, de lo que se está hablando es de negociar y recuperar un horario de verano, que se traduciría en días libres en los sectores en los que no puede llevarse a cabo, pero remarcó que la vuelta a las 35 horas semanales no es una cuestión que se encuentre en las conversaciones actualmente porque la Junta de Castilla y León «ni quiere ni puede hacerlo».

De ahí que no entiendan la postura mostrada por CSI-F ni sus movilizaciones, indicó. El mismo discurso mantiene UGT, que aseguró, que «coherentes con lo firmado en Madrid», ven un «avance» lo planteado por la Junta hasta que no pueda volverse a las 35 horas semanales, algo a lo que no renuncian.