El repunte de la economía se debe, según aparece recogido en el documento elaborado por la Junta para presentar las Cuentas regionales, a la «contribución positiva» del consumo
El repunte de la economía se debe, según aparece recogido en el documento elaborado por la Junta para presentar las Cuentas regionales, a la «contribución positiva» del consumo - F. BLANCO
Economía

La Junta de Castilla y León fía en el consumo la ligera aceleración de la economía en 2018

Eleva hasta el 2,7 la previsión del crecimiento del PIB, dos décimas más que la del actual ejercicio

ValladolidActualizado:

Muy poco dados a las modificaciones de las estimaciones del crecimiento económico regional, incluso cuando los números «cantaban» machaconamente, la Junta se ha animado este año a realizar una excepción -sin arriesgar en exceso, eso sí- en sus previsiones. Fue el presidente del Gobierno regional, Juan Vicente Herrera, el encargado de anunciar una aceleración ligeramente mayor del PIB autonómico frente al que se había hecho público -en este caso fue la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo- hace poco más de un mes. Así, el proyecto de Presupuestos se presentó con un escenario macroeconómico en el que se cuenta con una subida del Producto Interior Bruto del 2,7 por ciento, lo que supondría mejorar el dato previsto para este año -2,5- y volver a acelerar ligeramente en el crecimiento sin que, no obstante, se supere el tres por ciento de subida que sí se logró tanto en 2015 como en 2016.

De cumplirse, esta mejoría supondría que, al contrario de lo que se prevé suceda este año, en 2018 el aumento del PIB superaría en una décima al nacional, además de que volvería a estar muy por encima de la Zona Euro (1,8 por ciento) y de la Europa de los 28 (1,9).

El repunte de la economía se debe, según aparece recogido en el documento elaborado por la Junta para presentar las Cuentas regionales, a la «contribución positiva» del consumo, tanto del gasto final de los hogares como de las administraciones públicas, así como de las inversiones (formación bruta de capital), tanto las de bienes de equipo como las de la construcción.

Junto a los datos internos que maneja el Gobierno regional, el aumento de las cantidades procedentes del Estado a través del sistema de financiación autonomía -un 6,2 más- también habrían podido animar al Ejecutivo Autonómico a elevar esa previsión al estimarse un incremento significativo del 5,5 por ciento -hasta superar los 2.000 millones de euros- en la recaudación del IVA, vinculado al consumo privado.

Nueva aceleración de bienes y servicios

Aunque también se apunta a una nueva aceleración de las exportaciones de bienes y servicios, éstas no serán la clave del incremento del PIB debido a la evolución también constante de las importaciones.

El comportamiento de la actividad económica durante 2018 tendrá su reflejo en el mercado de trabajo. Así, en términos de empleos equivalentes a tiempo completo crecerá un 2,8 por ciento el próximo ejercicio, lo que se traducirá en un descenso del desempleo hasta una tasa del 12 por ciento, la mayor desde finales de 2008, un año después del comienzo de la crisis. Así, continuará la recuperación del empleo perdido en esta época de recesión que, según los últimos datos, ya alcanza un 60 por ciento del total. En esta línea, el Gobierno de Castilla y León ha proyectado una mejoría del empleo superior en dos décimas a la que prevé el Ejecutivo central y que casi triplica las estimaciones de Europa.