Un perro nórdico durante una exposición canina en una imagen de archivo
Un perro nórdico durante una exposición canina en una imagen de archivo - ICAL
Sucesos

Investigan la intoxicación de doce perros participantes en una exposición canina en Burgos

Los animales comenzaron a sentirse mal después de comer unas bolas de carne «con manchas blancas» que alguna persona dejó para «hacer daño a los animales»

BurgosActualizado:

Los organizadores de la 35 Exposición Monográfica de la Asociación Española de Perros Nórdicos y Akita denunciaron el pasado domingo «un intento de intoxicación masiva» a los perros participantes, más de un centenar de canes llegados desde distintos puntos del país y de Francia. Basa su acusación en la intoxicación que sufrieron doce perros participantes tras ingerir «unas sospechosas bolas de carne» situadas en la zona del aparcamiento del polideportivo de la localidad burgalesa de Modúbar de la Emparedada que acogió el certamen de belleza canina. Uno de los más famosos del país.

«No queremos ni pensar lo que podría haber ocurrido de no haber habido varios veterinarios allí», confiesa Diego Campo, organizador del certamen que recuerda lo que sucedió el pasado domingo en la localidad burgalesa como «un mal momento para todos» además de un intento de «deslucir un certamen asentado» y que «ayuda mucho a la localidad».

Todo comenzó a primera hora de la mañana cuando una docena de perros participantes en el certamen canino se dirigió a una zona ajardinada anexa al polideportivo. «Pensamos que todos los atendidos se comieron lo que había allí», explica Campo, «una serie de bolas de carne con pimienta y sustancias blancas que al ingerirlas les causaron bastante daño y que ingirieron cuando era de noche, lo que hizo que sus propietarios no se percatasen del peligro».

La rápida actuación de los servicios veterinarios hizo que el susto quedara de forma rápida en eso. «Llegamos a pensar que los habían querido envenenar, pero pensamos que solo fueron a hacer daño. Los informes aún no han llegado pero el daño ya está hecho y espero que quien lo hiciera pague por ello», confiesa el promotor, dueño de varias mascotas y muy conocido en la zona y en el mundo de los perros nórdicos.

Informe veterinario

Precisamente, fue la veterinaria responsable del evento, en colaboración su homóloga de la Junta de Castilla y León en el control de identificación de los perros inscritos, quien asumió las tareas de identificación de los perros intoxicados y quien atendió a los canes tras aparecer los primeros síntomas.

Según el informe veterinario, al que ha tenido acceso Ical, hacia las 10 de la mañana, algunos dueños de los perros inscritos informaron de que sus perros habían ingerido algo de comida que se encontraba disperso por el suelo del aparcamiento del polideportivo. «Cuando entraron los perros era todavía de noche, las seis de la mañana o las siete, y no vieron si los perros olían o se llevaban algo a la boca», destacó Campo.

Es por eso, que dada la voz de alarma, los veterinarios presentes decidieran peinar la zona- una zona de zahorra- donde finalmente dieron con «unas bolas de carne picada o similar, impregnadas en gran cantidad de pimentón y envueltas en algún tipo de harina y cierto material cristalizado (similar a sal gorda)» que pudo dejar alguien la noche anterior para seducir a los perros participantes.

Algunas de estas bolas se encontraban en el camino y otras por el propio trasiego de los participantes se encontraban aplastadas contra el suelo, según destaca el citado informe que asegura que «las bolas de carne producían irritación de la garganta y las vías respiratorias superiores en mi misma», aunque «no se apreciaban restos de tóxico, aparentemente, pero no se descarta su inclusión».

Los animales afectados, que procedían de Ávila, Valladolid y Francia, se encuentran en buen estado y no han presentado complicaciones en los últimos días. «Eso es lo que nos queda, pero esperemos que el culpable o los culpables paguen por ello», finalizó Campo.