Estudiantes de la ETS de Ingeniería Informática de la Universidad de Valladolid
Estudiantes de la ETS de Ingeniería Informática de la Universidad de Valladolid - F. HERAS
EDUCACIÓN

Informáticos: Profesionales que no son de ciencia ficción

Los títulos universitarios de la Comunidad sobre las tecnologías de la información ofrecen un amplio abanico de formación y posibilidades de empleo

VALLADOLIDActualizado:

La Inteligencia Artificial está en nuestro móvil cuando nos conectamos a una red social; los robots son ya una realidad; miles de ciberataques ponen en jaque cada día a empresas e instituciones. Ese futuro que se vislumbraba hace unos años como lejano está aquí para quedarse. Ya no es ciencia ficción y ocupa cada espacio de nuestra vida. A la vez, ese presente requiere de profesionales formados que desarrollen estas tecnologías, que investiguen sobre ellas, que sean capaces de manejar, interpretar y organizar la ingente cantidad de datos que cada día generamos con cada uno de nuestros pasos y las universidades de Castilla y León se han sumado al reto con un buen puñado de titulaciones de Grado y Postgrado relacionadas con la Ingeniería Informática que aspiran a cubrir la gran demanda empresarial de profesionales de este tipo.

Desde la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) cuentan que para 2020 se crearán unos 900.000 puestos de trabajo asociados a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) dentro de la Unión Europea. Esta Universidad dispone de un Grado de Ingeniería Informática con «altas expectativas de empleabilidad» en puestos altamente cualificados y en el momento actual, aseguran, sus alumnos tienen el 100% de empleabilidad, con un tiempo medio de incorporación a la empresa de un mes tras terminar sus estudios.

Además de los alumnos procedentes de Bachillerato, la UEMC reúne también muchos alumnos que proceden de Ciclos Formativos de Grado Superior, que también pueden decantarse por cursar el Doble Grado Internacional vinculado a Informática que ofrece: Grado en Ingeniería Informática y el Bachelor in Computing Science por la Thompson Rivers University de Canadá. También disponen del Máster Telefónica en Big Data y Business Analytics y el próximo curso pondrán en marcha un Máster Universitario en Gestión y Análisis de Grandes Volúmenes de Datos: Big Data.

A la elevada empleabilidad de estas carreras universitarias apunta también el director del Máster Universitario en Ciberseguridad de la Universidad de León, Miguel Carriegos, al afirmar que «cuando era un título propio teníamos un 100% de empleo de nuestros alumnos a los seis meses de haber terminado los estudios, mientras que hoy es del 100% mientras estudian este máster oficial».

Esta Universidad fue pionera en España con estos estudios en 2009, como título propio, y muy ligado al antiguo Inteco, hoy Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (Incibe). Actualmente, es un máster oficial y cuenta con 30 estudiantes en el primer curso, que en el segundo se reducen «porque se produce la desbandada», como indica Carriegos, ya que reciben numerosas ofertas de empresas antes de acabar los estudios. «No se va a llenar la demanda de profesionales que hay en la sociedad», comenta, a la vez que añade la importancia de estos estudios para acometer los graves problemas de seguridad en la Red que cada día se producen en el mundo y adelantarnos en la regulación y persecución de delitos relacionados con la misma: «Hace falta gente que tenga opinión fundada en el conocimiento para poder dar dictámenes para que los legisladores hagan las normas; gente que dé informes solventes y fundamentados», dice Carriegos.

Invertir en conocimiento

Para este profesor de la ULE, invertir en este conocimiento, en investigación y formación (dos de las patas más importantes de la universidad) es «básico». «Hubo una época en que se decía que se gastaba mucho en conocimiento y recuerdo que alguien dijo que si el conocimiento te parece caro, prueba con la ignorancia», pone de manifiesto.

Quien también pone de relieve la importancia de estudios como los que se imparten en Castilla y León es el decano de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Valladolid, Benjamín Saelices. Esta escuela cuenta con el único Doble Grado en Estadística y Grado en Informática de la universidad española, un exigente programa de estudios de cinco años con 15 plazas en primer curso, al que llegan los mejores expedientes académicos.

Sostiene que «los alumnos que cursan estos estudios son personas con las ideas claras y una capacidad de trabajo mayor» porque el número de asignaturas por curso a las que tienen que hacer frente también es mayor que en las otras titulaciones de Grado. Eso sí, luego pueden trabajar en puestos de más alto nivel.

Incide Saelices en otra circunstancia que se hace patente en estos estudios, la baja presencia de mujeres. «Hay poca demanda entre ellas, cuando estos estudios tienen muchas posibilidades que ellas se quitan, quizá por la mala imagen que aún se puede tener de la profesión de informático, cuando suelen tener retribuciones salariales que están por encima de las de otras titulaciones». También demanda un aumento del profesorado para poder hacer frente a un número mayor de alumnos en este doble título universitario.

Un foro de informática en el Campus de Segovia
Un foro de informática en el Campus de Segovia - ABC

La Universidad de Valladolid también dispone de un programa conjunto de Grado en Ingeniería Informática de Servicios y Aplicaciones más Grado en Matemáticas, impartido en dos itinerarios, en los campus de Segovia y Valladolid; otro programa universitario exigente que cuenta con solo cinco plazas para cada uno de esos dos itinerarios. El subdirector de la Escuela de Ingeniería Informática de la UVA en Segovia, Fernando Díaz, afirma que «se requiere un alumno bastante competente que pueda sacarlo adelante porque se le va a exigir bastante», pero que una vez finalizados los estudios, «tienen un perfil muy atractivo para las empresas, que incluso nos dicen en las ferias que organizamos que les mantengamos informados sobre estos chicos ya desde el primer curso».

Señala también que la capacidad que tenemos de formar titulados no cubre la capacidad de abastecer los puestos que se piden en las empresas», más numerosos, algo que tiene un matiz positivo, a su juicio, y es que pueda ser un síntoma de que algo cambia en el modelo productivo del país: «La realidad de las empresas es que requieren estos profesionales» para hacer frente a sus oportunidades de negocio.

Detectan que empresas que se están instalando en Segovia tratan de «cuidar» a estos alumnos desde que comienzan a hacer las prácticas en ellas durante sus estudios, según Díaz, facilitándoles que finalicen estos y para que trabajen con ellas, pero también aportando la necesaria visión empresarial, en cierto modo, como la formación dual que se da en Formación Profesional. La cercanía a Madrid, además, amplía el campo de trabajo de estos estudiantes.

También han detectado, según Díaz, que los estudiantes de Castilla y León «salen muy bien formados», con fama de «serios», lo que les lleva incluso a trabajar fuera, en el extranjero, para luego regresar con puestos de trabajo con niveles ejecutivos en el mundo empresarial. E insiste en la necesaria incorporación de más mujeres a estos estudios porque «el talento no tiene género» y es «una pérdida de posibilidades» para ellas y de capital humano. «Siendo egoístas, no nos podemos permitir perder ese talento por cualquier condicionante de las personas», añade este profesor. Por eso participan en proyectos de «mentoría» o asesoramiento y apoyo a alumnas en ingeniería.

Máster Interuniversitario

Además, las universidades de Burgos, León y Valladolid pondrán en marcha el próximo año un Máster Interuniversitario en Big Data y Ciberseguridad, aprovechando las potencialidades particulares de cada una de estas tres universidades y con la vista puesta también en los alumnos de Iberoamérica, según Díaz, que califica de «buena solución» que las universidades se complementen entre sí.

El catedrático de la Universidad Pontificia Manuel Martín-Merino, profesor de Inteligencia Artificial, director de la Cátedra Telefónica de la UPSA y también de su título de experto en Big Data, señala que «el Grado en Informática aporta una serie de habilidades y competencias para el alumno, pero no son suficientes para la complejidad del mundo actual», por lo que los títulos de Máster y experto pueden ser un buen complemento a la formación, «ya que la especialización nos permite acceder a trabajos de mayor valor añadido». Y es que, como indica, si no se apuesta por esta formación, que permitirá además aumentar la I+D+i de las universidades de la Comunidad, «al final, ni vamos a vivir de las factorías de software, que se pueden deslocalizar, ni de coches», ni habrá especialistas que den ese valor añadido.

Asegura que «están surgiendo muchas empresas innovadoras» en la Comunidad «que necesitan crecer» y ahí entran en juego estos profesionales, pese a que a la vez insiste en que los alumnos deben «cambiar su mentalidad y pensar que es necesario dedicar más tiempo a la formación» porque «hay una oferta de trabajos más especializados con una remuneración mayor». También recuerda campos como en el que él investiga, el de la Bioinformática -desarrollo de algoritmos para extraer nuevos conocimientos biológicos sobre el cáncer-. «Desconocen qué posibilidades tienen al acabar el Grado, que tienes un mundo de posibilidades por descubrir y que sólo hacen falta ganas de aprender e informarte».