El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, durante la presentación del programa de impulso agroalimentario integral 'Bierzo HUB', que se celebra en el Palacio de Canedo en Canedo
El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, durante la presentación del programa de impulso agroalimentario integral 'Bierzo HUB', que se celebra en el Palacio de Canedo en Canedo - ICAL
Economía

Herrera acusa a Iberdrola de tener «muy poco corazón»

El presidente de Castilla y León critica la «falta de respeto institucional» de la empresa de energía tras anunciar el cierre de Velilla

PonferradaActualizado:

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha manifestado su «desazón y profundo disgusto» por la decisión de Iberdrola de cerrar la central térmica de Velilla del río Carrión en Palencia y ha lamentado que haya empresas de energía «con poco corazón». Para el presidente regional, el fin de la operatividad de la central demuestra una «falta de respeto institucional». «Iberdrola no se ha comportado de forma oportuna», sentenció Herrera, que instó a la empresa a «reconsiderar» su anuncio «inopinado». Al respecto, echó en falta que la eléctrica ponga en marcha «planes alternativos en paralelo», para que el cierre de las instalaciones vaya acompañado de una “visión social” que provoque «el menor daño posible».

Herrera, que acudió a Ponferrada a presentar el programa de impulso agroalimentario integral «Bierzo HUB» ha pedido al ministro Álvaro Nadal una «mesa de trabajo urgente» junto con Asturias -Iberdrola el pasado viernes también anunció el cierre de la central de Lada, en el Principado de Asturias, junto a la de palentina- para «fijar de forma definitiva la política energética moderna» y definir el futuro mix energético nacional, en el que el carbón, «el único mineral autóctono de que disponemos», tenga un hueco «sin perjuicio de cumplir con las obligaciones medioambientales». Asimismo, ha mostrado su apoyo al real decreto que regulará el cierre de las centrales eléctricas remitido este lunes por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha enviado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En cambio, Herrera valoró la existencia de «otras empresas con mayor sensibilidad», en referencia a Endesa, de la que elogió las «compras modestas de carbón» negociadas en los últimos meses y que permiten que las empresas mineras continúen con cierta actividad, informa Ical.

Iberdrola justificó su decisión el pasado viernes en la idea de reducir las emisiones de CO2 en un 50 por ciento en el año 2030 respecto a los niveles de 2007 y de ser neutra en carbono en 2050.

En el caso concreto de las centrales de Lada y Velilla, Iberdrola señaló que su cierre no afectará al compromiso de la compañía con el empleo, ya que recolocará al 100 por 100 de la plantilla (90 empleados en Lada y 80 en Velilla). Así será tanto en las labores de desmantelamiento de ambas plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre por parte del Ministerio de Energía y supondrán una inversión cercana a los 35 millones de euros, como en otras instalaciones de la empresa. Las zonas ocupadas por Lada y Velilla serán a su vez objeto de una restauración paisajística.