Pérez Alencart
Pérez Alencart - D. ARRANZ
Artes&Letras / Libros

Las geografías «amazónica y castellana» de Alencart

El escritor colombiano Jaime García Maffla dedica un ensayo a la obra del poeta peruano-salmantino, que ha publicado su poema «Tras la niebla» traducido a 53 idiomas y con pinturas de Miguel Elías

Actualizado:

Vista desde el firmamento de la poesía de nuestra lengua y de nuestra época (...), la de Alencart es, con un lenguaje -estilo- que la hace inconfundible, un intenso caudal de la emoción, presencias e imágenes, escenarios y seres, actos, situaciones, en fin, desde lares y orígenes distantes, que ella acoge en fidelidad a los ancestros propios y a su mundo actual, a sus dos geografías, amazónica y castellana». Peruano de nacimiento y salmantino de adopción, la poesía de Alfredo Pérez Alencart está marcada por esa doble condición, uno de los aspectos que resalta el escritor colombiano Jaime García Maffla en su estudio de la obra del profesor de la USAL, La órbita poética de A. P. Alencart, aparecida en una coedición impulsada desde los dos lados del Atlántico, por la editorial chilena Hebel y la madrileña Betania.

El estudio deja ver la importancia que el sentimiento de pertenencia a dos tierras tiene para el propio Alencart. Lo ha contado en prosa: «soy peruano-español, profesor-‘sentidor’, socialista-cristiano, y tantas otras dualidades que me completan, como a la inmensa mayoría de los humanos. Así, por ejemplo en el poema ‘Doblemundo’ les dejo constancia de los territorios que ocupo todos los días, Iberia e Iberoamérica». Y en verso: «Aquí yo seguí siendo de allí, / enraizado al sol de mi trabajo, / vidente de lo que hay detrás del mar. // Allí yo seguí siendo de aquí / porque mi cuerpo y espíritu / recibieron el pan de este suelo...».

Jaime García Maffla ahonda en las claves del autor: «Dentro de lo poético, primero están para Alencart -con el amor- la trascendencia y los elementos de la naturaleza; luego la historia y las revelaciones». El análisis apoyado en versos concluye que leer al autor de Madre selva, Hombres trabajando o El pie en el estribo «se asemeja al ascenso de una cumbre nunca alcanzada, pero siempre avistada desde cualquier paraje de la emoción».

Casi coincidiendo con la publicación de La órbita poética..., Alfredo Pérez Alencart ha publicado una obra singular que tampoco se atiene a fronteras: un solo poema, Tras la niebla, da lugar a todo un libro homónimo, con su traducción a 53 idiomas e ilustrado por otras tantas pinturas del alicantino Miguel Elías, quien también firma las ilustraciones incluidas en el ensayo de García Maffla.

Bajo el sello de la salmantina Trilce Ediciones, los trece versos son trasladados al sueco, chino, hindi, árabe, quechua, maya, bengalí, malasio, al pastún de Afganistán o al malgache del Madagascar, además de otros idiomas más cercanos. Todo empezó, explica el autor en el libro, cuando «Tras la niebla» apareció en un blog y comenzó a recibir traducciones del poema. Se completó luego el repertorio con el encargo de otras trascripciones a lenguas de cuatro continentes, a las que Alencart atribuye el mérito de haber mejorado «el humilde poemita».