Exterior de los Juzgados de Aranda tras la declaración de los investigados
Exterior de los Juzgados de Aranda tras la declaración de los investigados - ICAL

Caso ArandinaUno de los futbolistas buscó información sobre abusos sexuales cuatro días después de la presunta agresión

El informe policial sobre el volcado de los teléfonos señala que un investigado asumía que ella era «una cría» y que la adolescente no quería «perjudicar» a los exjugadores

Aranda de DueroActualizado:

El informe policial sobre el volcado de los teléfonos móviles de la menor y los tres exfutbolistas de la Arandina a los que acusa de agresión sexual no recoge conversaciones entre ellos, aunque sí algunos mensajes entre la menor y su psicóloga, así como de los chicos con terceras personas con algunos detalles del caso e, incluso, las páginas que visitaron en Internet. A este respecto, destaca que uno de los investigados realizó búsquedas relacionadas con información sobre delitos de carácter sexual cuatro días después de la presunta agresión y tras hablar con la educadora de la adolescente ante la que ésta había denunciado los hechos.

Siguiendo con la conversaciones extraídas de los teléfonos de los futbolistas, el informe, que ha hecho público la Cadena Ser, revela que uno de ellos borró voluntaria o accidentalmente todos los Whatsapp entre el 13 de agosto y el 3 de diciembre de 2017 y que otro se refiere a la denunciante «una cría», lo que la policía sostiene que «podría indicar que era conocedor, si no de la edad concreta de la menor, sí de que era muy joven».

En lo que respecta al teléfono de ella, se advierte de una posible relación con otro joven mayor de edad escasos días después de los hechos denunciados y conversaciones con su educadora de las que la policía extrae que la joven «no quiere que cualquier paso que dé la psicóloga les perjudique, expresa una gran preocupación y no desea que les echen del equipo (a los tres jóvenes de los que habla con su terapeuta)».

El informe policial concluye que hubo una relación sexual entre los tres investigados y la adolescente basándose en la declaración policial de esta última, y apoyando esta información casi exclusivamente en los mensajes que se intercambia con su educadora. La policía también basa su hipótesis sobre la existencia de estas relaciones íntimas en unas notas personales encontradas en el teléfono de la denunciante.