Medio Ambiente

La Fundación Oso Pardo se personará en el caso del oso disparado en Palencia

La agrupación pide que la actividad cinegética en zonas oseras se desarrolle con «las mayores precauciones»

PalenciaActualizado:

La Fundación Oso Pardo (FOP) se personará en el procedimiento legal que pueda derivarse en el caso de que el animal que recibió varios disparos durante una cacería de jabalí en el norte de Palencia sea un oso pardo, una especie en peligro de extinción.

En un comunicado, la Fundación ha afirmado que si los análisis de la sangre recogida en el lugar de los hechos corroboran que se trata de un oso, como apuntan todos los indicios, «la gravedad» de lo sucedido exige aplicar «con urgencia y rigor» la normativa protectora de esta especie en peligro de extinción.

La FOP considera que la actividad cinegética en zonas oseras debe desarrollarse con las mayores precauciones y que los cazadores tienen que observar seriamente las recomendaciones asociadas a la presencia de osos. Por ello prepara ya su personación en el procedimiento legal que pueda derivarse, sea administrativo o penal, en el caso de que el resultado corrobore que se trata de un oso, informa Efe.

El pasado sábado los celadores de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León detuvieron una cacería de jabalí que se desarrollaba en el Parque Natural de la Montaña Palentina al detectar que podría haber resultado herido un oso.

Desde dos puestos de caza próximos se efectuaron dos disparos con un intervalo de pocos segundos y del lugar salió huyendo un oso. El celador que lo observó detuvo la cacería y al acercarse al lugar donde fue avistado el oso encontró un rastro de sangre.

Al día siguiente se organizó un dispositivo de búsqueda coordinado por técnicos de la Junta en el que se emplearon perros adiestrados en seguir rastros de sangre y en el que participaron celadores y agentes medioambientales de la Junta, Guardia Civil y miembros de la Fundación Patrimonio Natural y de la Fundación Oso Pardo (FOP).

El rastreo concluyó sin localizar al oso y se repetirán las búsquedas en los próximos días. La Guardia Civil está investigando el suceso para determinar las circunstancias en que se produjo, si se adoptaron todas las garantías necesarias, si fue un accidente o una negligencia temeraria al disparar sin identificar la pieza, o incluso si hubo dolo, es decir, si se realizaron los disparos aun sabiendo que se trataba de un oso, lo que derivaría en un procedimiento penal. Además la FOP ha señalado que las autoridades tienen perfectamente identificados a los dos cazadores autores de los disparos.