Economía&Empresas

Franquicias: el autoempleo vende

El número de empresas franquiciadas «made in Castilla y León» sigue creciendo y supera ya la treintena

Establecimiento de la franquicia salmantina Movilquick
Establecimiento de la franquicia salmantina Movilquick - FOTOS: F. HERAS

«Hoy en día, si hablamos de comercio es todo franquicia, solo tenemos que pasear por las calles principales de la región para darnos cuenta de ello». Así explica el director de consultoría de MundoFranquicia Consulting, Pedro Cantalapiedra, como en los últimos años los establecimientos franquiciados han sufrido un importante aumento, como si de esporas se tratasen, un hecho que afecta sobremanera al comercio tradicional: «Esto poco a poco irá sucediendo no solo en las calles principales, sino que esta transformación arrastrará también al comercio en calles secundarias o barrios».

En Castilla y León, actualmente existen 32 franquicias en funcionamiento creadas integramente en la Comunidad, abarcando sectores como alimentación, moda, telecomunicaciones y hostelería.

En este sentido, los establecimientos franquiciados han aumentado en casi un diez por ciento, un incremento que se ha podido establecer por varias razones, como la falta de trabajo por cuenta ajena, sobre todo, en personas mayores de 50 años, las ayudas al emprendimiento por parte de la administración y la apertura de financiación.

Ventajas

Por si esto fuese poco, según Cantalapiedra, existen más argumentos de peso para la obtención de una franquicia, como la obtención de una marca ya conocida, ya existe una experiencia previa a la explotación del negocio, que se ofrece un producto exclusivo. Todas estas ventajas lo que hacen es disminuir los posibles riesgos y ampliar las posibilidades de subsistir sin haber hecho un gran desembolso, ya que en 2014, la media por establecimiento montado fue de 68.900 euros, una cifra muy inferior a la existente hace tan solo ocho años, que era de 95.770 euros. Asimismo, las peticiones de gente interesada en montar una franquicia en los siete primeros meses de 2015 han aumentado un 17 por ciento en Castilla y León con respecto a los siete primeros meses del año anterior, pasando de 1.906 candidatos interesados en montar franquicias en 2014 a 2.230 en 2015.

Negocios variados

En el sector de la hostelería se encuentra la cadena Pecaditos, una franquicia que comenzó en 2009 en Castilla y León, una Comunidad complicada para este tipo de establecimientos por la buena gastronomía de la Comunidad, pero que decidió lanzarse y, hasta el momento, no les ha ido nada mal, ya que cuentan con 4 locales propios y 11 en franquicia.

La ayuda en carretera es la preocupación de la franquicia leonesa Avata Hispania, que se encarga de prestar auxilio a las personas que se encuentren desamparadas en un accidente de tráfico. Con trece franquicias por toda España y cinco proyectadas para 2016, su idea es «llegar a todas las provincias españolas». «Hasta ahora la franquicia funciona bien y seguimos creciendo. Queremos llegar a más ciudades y, ayudar a mucha más gente», aseguraron fuentes de la compañía.

Las telecomunicaciones no se quedan atrás en la Comunidad y en la firma salmantina Movilquick son expertos en este campo. El director de Expansión de la empresa, Juan López, afirma que la franquicia se creo «por las necesidades de los clientes. Empezamos por la venta de teléfonos móviles, pero lo que pedía el usuario era una actividad de posventa. A los usuarios se les estropeaba el móvil y nadie se lo reparaba, con lo que vimos un nicho de mercado vacío emprender con la reparación de los terminales». Con una inversión de 19.995 euros por cada local de Movilquick, va creciendo y hasta el momento la empresa «va bien, hemos pasado la mal llamada crisis y seguimos abriendo».

Por último, la franquicia «solohaypadel.com» es la que pone la nota deportiva en el mundo empresarial de Castilla y León. Con el objetivo de juntar a cuatro personas en un lugar y sitio concreto para jugar al pádel, los inicios de la franquicia fueron complicados, «ya que tuvimos que demostrar su viabilidad y llevó trabajo», explica Borja Alcalde, la cabeza visible del proyecto, quien también hace hincapié en que se trata de una franquicia «low cost·: «Tan sólo 2.400 euros al año». Por ahora funcionan en siete ciudades españolas y tienen intención de seguir creciendo, sin prisa pero sin pausa.

Toda la actualidad en portada

comentarios