La cineasta iraní Ida Panahandeh presenta su película «Nahid»
La cineasta iraní Ida Panahandeh presenta su película «Nahid» - ICAL
60 EDICIÓN DE LA SEMINCI

La fortaleza de las mujeres, protagonista en la Sección Oficial de la Seminci

«Nahid», «Dégradé» y «Aurora» están protagonizadas por diferentes arquetipos femeninos y reivindican el papel de la mujer en la sociedad

VALLADOLIDActualizado:

Este lunes fue el día de las féminas en la competición oficial de la 60ª Semana Internacional de Cine de Valladolid. La jornada se abrió con el estreno en España de «Nahid», ópera prima de la cineasta iraní Ida Panahandeh, y prosiguió con «Dégradé», otro debut (en este caso de los hermanos palestinos Tarzan y Arab Nasser), para concluir con «Aurora», tercer largometraje de ficción del chileno Rodrigo Sepúlveda.

Nahid es una joven divorciada que vive sola con su hijo de diez años en Bandar-e Anzali, una ciudad del nortoeste de Irán a orillas del Mar Caspio. De acuerdo con las normas que rigen la sociedad iraní, el padre tiene derecho a quedarse con la custodia del hijo en caso de divorcio, pero el exmarido de Nahid lleva una vida poco ejemplarizante y sus flirteos con las drogas y los trapicheos no son desde luego el mejor ejemplo para un pequeño. Él ha renunciado a su derecho con la única condición de que ella no se vuelva a casar.

Asifixiada entre sus deseos como mujer y la obligación para con su hijo, que rehúsa la educación privada que su madre se ha empeñado en darle, Nahid se verá envuelta en un torbellino emocional del que sólo podrá salir ella misma. Deberá elegir entre la vida plácida e idílica que le promete su amante, que desea con todas sus fuerzas casarse con ella, o la vida de renuncias que supone no perder a su hijo. Simbólicamente, la mujer atraviesa ambos mundos como si fuera Caronte atravesando la laguna Estigia que separa el cielo del infierno en una pequeña embarcación, informa Ical.

Según desgranó la propia cineasta, que llegó a Valladolid acompañada de su marido, Arsalan Amiri (montador del film), el origen de la película está en las infancias de ellos dos. «Yo fui educada por una madre que tuvo que criarme sola a mí y a mi hermano, porque perdió a su marido muy pronto. Todo lo que tuvo que luchar para educar sola a dos niños, las dificultades que pasó, para criarnos, es mi propia vida», relató.

En su encuentro con los medios, la cineasta pidió que los occidentales comiencen a «cambiar la imagen tradicional que tienen de las mujeres iraníes». «Vivimos en 2015, y lo que veis fuera no es realmente lo que pasa dentro. Ahora mismo Irán es, estadísticamente, uno de los países que porcentualmente cuenta con más mujeres con estudios superiores», aclaró para descartar que miren con envidia la libertad de las mujeres occidentales.

El debut de los gemelos Nasser

Con más tibieza fue acogida «Dégradé», debut tras la cámara de los hermanos gemelos Nasser, donde trece mujeres de todo tipo y condición, permanecen encerradas en una peluquería mientras los cortes de luz y los disturbios desenfrenados en el exterior hacen que las tensiones entre ellas afloren. Los cineasta han elegido un salón de belleza como “metáfora para reflejar la vida diaria de dos millones y medio de personas en un lugar muy pequeño y sitiado”.

Por último, y nueve años después de participar en Punto de Encuentro con la tragicomedia «Padre nuestro», el cine del realizador chileno Rodrigo Sepúlveda regresó a la Semana Internacional de Cine de Valladolid para sumarse a la competición oficial con «Aurora», su tercer largometraje. Basada en una historia real, la película describe la odisea personal de una mujer por conseguir que le concedan la adopción de un bebé aparecido muerto en un vertedero cercano a su localidad.