Castilla y León

«A Fernando Rey le diría que pase de las bellas palabras a los hechos»

Pedro Escolar deja la portavocía del sindicato Stecyl tras 18 años

«A Fernando Rey le diría que pase de las bellas palabras a los hechos»

Tras casi veinte años siendo la voz y la cara visible del sindicato mayoritario en el ámbito educativo, Stecyl, Pedro Escolar abandona el cargo como buen conocedor del sistema en Castilla y León -vivió dentro la organización la transferencia de las competencias a la región y ha conocido a los cuatro consejeros de Educación-. Al volver la vista atrás no duda: los años más duros de su andadura sindical han sido los de la crisis económica.

¿Cómo valora la evolución del sistema educativo regional en estos años?

Los últimos seis o siete años han sido especialmente complicados. Los primeros cursos de las transferencias fueron de ilusión en el conjunto de la comunidad educativa. Fue un punto de inflexión y fueron años de acuerdos. En 2006 también se firmaron pactos importantes, pero luego la crisis económica suspendió muchos y topamos con una realidad muy dura. Quizá lo más doloroso fue el destrozo en el empleo público docente. El reto para los próximos tres o cuatro años es ver cómo deshacemos ese entuerto.

¿Qué negociación ha sido la más complicada?

Las de los últimos años. Hemos procurado en la medida de lo posible empujar un poco para que el destrozo no fuera tan grande. Hasta entonces estábamos todos con la idea de que en las negociaciones, fueran más lentas o más rápidas, siempre se lograban pequeñas cosas, no había retrocesos. Por eso los últimos años han sido los más difíciles, por carga de trabajo y porque sabíamos que se quedaban derechos por el camino.

¿El Diálogo Social también ha dado frutos en Educación?

Sí, se han firmado pactos. Nuestro objetivo no sólo es que hubiera acuerdos y negociación, sino que además fuera compartida y de hecho todos los acuerdos que se han firmado en el ámbito educativo han sido firmados por todo el sector, pese a estar muy fragmentado. No ha sido un Diálogo Social exclusivo y excluyente, un modelo que quizá sí se ha usado en otros ámbitos.

¿Con qué consejeros ha mantenido mejor relación?

Nosotros hemos procurado ser gente siempre educada, pero también decir las cosas a la cara. Hemos apostado por un diálogo institucional donde lo cortés no quite lo valiente, con lo cual el trato personal ha sido bueno. Yo al actual consejero (Fernando Rey) le diría que tiene que ir más de las bellas palabras a los hechos. No todo es quedar bien, hay que comprometerse más.

¿Alguno de ellos se merecería un suspenso por su gestión de la educación?

Sí que se merecerían casi todos un suspenso porque a veces han apostado más por el marketing que por la pedagogía, en el sentido de razonar, dialogar y discutir las medidas. No se trata de vender las medidas, se trata de educar. Me hubiera gustado un consejero o consejera maestra o un profesor de instituto, hubiera ayudado mucho.

En estos últimos años de intensa reivindicación, ¿han tenido la sensación de que lo que pedían era imposible?

Que era complicado, sí, por supuesto. Pero a veces hay que pedir lo imposible, para llegar a lo posible. Teníamos muchas razones, otra cosa es que no hayamos visto otras que también existían.

Estudios internacionales sitúan a Castilla y León a la cabeza en Educación, ¿comparte ese diagnóstico?

Sí, pero es una constante histórica en 150 o 200 años. Tal vez en esta Comunidad, que no ha dispuesto de mucha industria y con las crisis agrarias, ha habido un proceso de reflexión en las familias que supuso una apuesta fuerte por el estudio.

¿Qué le parece la polémica porque el calendario escolar no coincida con la Semana Santa?

Un despropósito. Se ha disparatado todo mucho, cuando de lo que se trata es de hacer una pequeña racionalización entre el segundo y el tercer trimestre escolar. A nadie se le impide procesionar.

Toda la actualidad en portada

comentarios