Sucesos

La empresa que fumigó en Villafruela investiga si erró en el procedimiento

SGS lamenta la muerte del matrimonio, que fue despedido ayer por sus vecinos

La Guardia Civil mantine medidas de seguridad en el entorno de las viviendas de Villafruela afectadas por la presencia del tóxico
La Guardia Civil mantine medidas de seguridad en el entorno de las viviendas de Villafruela afectadas por la presencia del tóxico - EFE

La empresa que realizó el pasado viernes el tratamiento de fumigación antipolillas que pudo desencadenar la muerte por intoxicación de un matrimonio burgalés ha iniciado «un proceso de investigación interno para esclarecer las circunstancia y procedimientos que se aplicaron en el desarrollo del proceso» realizado en la localidad burgalesa de Villafruela. Tras lamentar «profundamente» el fallecimiento de la pareja, de 54 y 56 años, la firma SGS, afirma en un comunicado que está «colaborando con las autoridades locales y policiales» y que ha enviado hasta la localidad a un equipo «especializado dedicado exclusivamente a realizar mediciones de aire en las viviendas de aquellos vecinos que lo requieren».

Mientras, el municipio burgalés despedía ayer a José Luis M.C. y María del Carmen P.S. en un emotivo funeral después de que ambos cadáveres fueran sometidos a sendas autopsias. El informe con la causa de los fallecimientos se encuentra aún en fase de elaboración a la espera de los resultados del estudio toxicológico complementario.

Solo con los resultados definitivos se podrá confirmar sin dudas que el matrimonio murió intoxicado por fitosanitarios, en concreto, fosfuro de aluminio. La Policía Judicial de Guardia Civil continúa investigando y, si bien no se descarta ninguna hipótesis, reconocen la intoxicación por biocidas es la que «tiene más fuerza».

El suceso se vincula al tratamiento contra polillas aplicado en un domicilio próximo al de las víctimas, ubicado este en la calle Escuadra de Villafruela. Los gases tóxicos se habrían filtrado al sistema de ventilación de la bodega subterránea y, a través de la comunicación de varias bodegas, habría alcanzado la casa de las dos personas fallecidas. El alcalde del municipio, Alberto Álvaro Moreno, explicó a Efe que los propietarios de la vivienda desconocían la existencia de su bodega, que estaba tapada con hormigón y suelo de plaqueta. Sí que se sabía, en cambio, que el resto de casas contaban con bodega propia, pero no que todas estaban comunicadas.

Exámenes médicos

El regidor aseguró que la zona está «limpia» de gases, pues las mediciones dan cero en presencia de tóxico, pero las viviendas afectadas y el perímetro de seguridad seguirán precintados posiblemente hasta hoy. Igualmente, familiares de las víctimas y el propio alcalde han sido sometidos a varios exámenes médicos, por si pudiesen haberse visto afectados por los tóxicos, pero «todo está correcto». Alberto Álvaro reconoció que «es un día muy triste» para el municipio y que los vecinos se preguntan si las muertes se podían haber evitado.

Al parecer, el matrimonio estuvo sintiéndose indispuesto durante todo el fin de semana y acudió dos veces al centro de salud de Lerma, el domingo y el lunes, pero se les diagnosticó un virus estomacal hasta que la mañana del martes la mujer encontró a su marido muerto en la cama. Cuando ella finalmente fue atendida también perdió la vida.

El Ayuntamiento de Villafruela ha decretado dos días de luto oficial y las banderas ondean a media asta hasta hoy en la Casa Consistorial.

Toda la actualidad en portada

comentarios