CULTURA

Roa de Duero recuerda al cardenal Cisneros

La localidad burgalesa rememora la vida del franciscano en el V Centenario de su muerte

Actualizado:

El periodista, novelista y poeta jesuita Pedro Miguel Lamet, autor de «El tercer rey», la primera novela histórica sobre el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, ofrecerá la conferencia «Cisneros, un protagonista de novela», el próximo 12 de noviembre, a las 19.30 horas, en el Auditorio del Centro Cívico Villa de Roa, en Roa de Duero, Burgos.

El acto se enmarca dentro de las Jornadas Cisnerianas en conmemoración por el V Centenario de la muerte del cardenal Cisneros, acaecida precisamente en el municipio burgalés de Roa de Duero, según han indicado los organizadores.

El libro intenta poner en escena una vida sembrada de contradicciones, cárcel y estudios, espiritualidad y poder, ascetismo y gloria. Evoca sus orígenes, sus años de ermitaño franciscano, sus nombramientos de confesor real, reformador religioso, arzobispo y cardenal, inquisidor general y regente de España.

Reflexiona sobre su polémica quema de libros en Granada, la fundación de la Universidad de Alcalá, su conquista al frente de las tropas, de Orán, su misión en América y su monumental Biblia Políglota Complutense, pero, sobre todo, «revive» su múltiple actividad como gobernante, estadista y diplomático, frente a la corrupción de los nobles, los tiempos de carestía, y el complicado tablero de una Europa en transición entre la Edad Media y el Renacimiento, entre los Reyes Católicos y Carlos I de España.

Lamet ha reconocido que se acercó al personaje con «cierto rechazo», influido por los tópicos que han dominado en el ambiente cultural, en contraste con la figura más amable de Hernando de Talavera, amigo de los musulmanes de Granada.

Sin embargo, a pesar de admitir que su ascetismo resulta «chocante», recientes estudios lo revelan como un político «excepcional», que entendía el gobierno como soberanía del pueblo por encima de las corrupciones dominantes y que no dudaba en «cantar las cuarenta» a los «grandes señores» de su época e incluso al rey. En ese sentido, Cisneros por su «honestidad, desinterés y valentía» cobra hoy en día una «asombrosa» actualidad, ha destacado el autor.

En línea con su profusa producción literaria -es autor de 48 libros-, especialmente en la novela histórica, Lamet afirma que se ha ceñido a los numerosos datos históricos así como del relato de Francisco Ruiz, su fiel secretario desde la adolescencia hasta la cabecera de su lecho de muerte.

Sipnosis

La narración se sitúa hace justo quinientos años, en noviembre de 1517. En medio de una espesa niebla un extraño cortejo, compuesto por lo más granado de la Corte y la nobleza, avanza por las estepas castellanas para dar la bienvenida al nuevo rey, Carlos I, que acaba de desembarcar procedente de Flandes.

En parihuelas, el cardenal regente Francisco Jiménez de Cisneros, casi moribundo, sueña con que se produzca este encuentro para transmitir al joven monarca sus consejos y experiencias de gobernante. Pero, alertado por su corte flamenca, el recién llegado le esquiva una y otra vez para evitar la entrevista con quien había servido fielmente a sus abuelos, los Reyes Católicos, y había preservado para él los reinos en medio de un hervidero de revueltas e intereses.

Junto al recorrido por su vida, Lamet da cuenta del apasionante contexto histórico antes, en, y después del reinado de los Reyes Católicos. Por el poder que ostentó como arzobispo de Toledo, inquisidor, promotor de la cultura, confesor de la reina y dos veces regente de España, además de juntar la «púrpura y el sayal» puede ser considerado con toda justicia «el tercer rey» después de Isabel y Fernando.