El presidente de la Asociación de Minusválidos del Bierzo, AMBI, Jose Antonio Fierro
El presidente de la Asociación de Minusválidos del Bierzo, AMBI, Jose Antonio Fierro - ICAL
Tribunales

Dimite el presidente de Ambi tras probarse acoso sexual a una extrabajadora

La sentencia del juzgado de Ponferrada aprecia «indicio claro de acoso de naturaleza sexual» y obliga a readmitir a la empleada despedida

LEÓNActualizado:

El presidente de la Asociación de personas con discapacidad física del Bierzo (Ambi), José Antonio Fierro, presentó su dimisión del cargo tras hacerse pública una sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Ponferrada que falla a favor de una extrabajadora que lo denunció por acoso sexual. En el auto, el juzgado considera probada la existencia de un «indicio claro de acoso de naturaleza sexual» y obliga a readmitir a la extrabajadora, despedida supuestamente por rechazar sentimentalmente al presidente.

Por su parte, la asociación quiso aclarar en un comunicado publicado en su página web que la trabajadora afectada no tiene contrato con la entidad desde el primer trimestre de 2016 y que deberá ser readmitida en la sede ponferradina de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) de León, que es la asociación con la que la empleada tuvo relación laboral durante el año 2017 y que también preside Fierro. «Ambi es nombrada en la sentencia debido a que el presidente de Cocemfe León ostenta también la presidencia de Ambi», insistieron los responsables de la entidad, que calificaron la situación de «caso aislado».

En el mismo comunicado, la asociación reiteró la decisión de Fierro de dimitir de su cargo de presidente de Ambi, puesto que pasará a ostentar Maitén Abad tras la junta directiva celebrada en el día de ayer, donde también se decidió que la vicepresidencia pase a manos de Benjamín Gago. Antes de abandonar sus responsabilidades, Fierro quiso agradecer la responsabilidad concedida a su persona durante su permanencia en la presidencia de la entidad.

Por su lado, el Colectivo 8M quiso manifestar su apoyo a la trabajadora afectada y «el mayor de los rechazos a este tipo de delitos de carácter sexual que atentan de manera nítida contra la dignidad de las mujeres». El colectivo feminista insistió en su «repulsa a todo comportamiento de acoso laboral y sexual cometido hacia las mujeres en virtud de la superioridad del cargo ejercido por parte de quien actúa de acosador».

En la misma línea, las responsables del colectivo animaron a las mujeres que sufran una situación de este tipo, así como «a todas las personas que son conocedoras de estos hechos», a denunciar. «No podemos estar ciegos, debemos colaborar para tener una sociedad más justa, en la que mujeres y hombres sean tratados de igual forma en sus centros de trabajo, ocio, hogar o deporte», recalcaron, e insistieron en que «no podemos ser cómplices de estos hechos».

En ese sentido, el colectivo solicitó, antes de que se conociera la noticia, la dimisión «inmediata» de Fierro. «Los acosadores deberían ser obligados a abandonar su cargo inmediatamente e incluso su puesto de trabajo», remarcaron las portavoces del colectivo, que consideraron que «no podemos permitir en esta sociedad del siglo XXI a personas incapaces de respetar a las mujeres, de respetar sus derechos y sus capacidades».