Corte de la N-I por la plataforma afectados N-I a la altura la localidad burgalesa de Pancorbo, en una imagen de archivo
Corte de la N-I por la plataforma afectados N-I a la altura la localidad burgalesa de Pancorbo, en una imagen de archivo - R. O.
Sociedad

El desvío de vehículos pesados a la AP-1 en Burgos tendrá bonificaciones del 75%

La Junta de Castilla y León aportará un millón para asumir este trasvase y queda pendiente la solución en Segovia

ValladolidActualizado:

Después de dos meses de negociaciones, el Gobierno y la Junta cerraron ayer un acuerdo para bonificar el trasvase obligatorio del tráfico pesado de la N-I a la AP-1 en la provincia de Burgos. En concreto, se contempla que el precio del peaje se reduzca hasta en un 75 por ciento para los vehículos desviados con el fin de liberar la congestión de una nacional con elevada intensidad y que suele colarse entre los «punto negros» del asfalto como una de las carreteras con mayor número de víctimas del país. De hecho, la petición de trasladar a los camiones a la autopista resurgió con fuerza tras un siniestro ocurrido en septiembre en Pancorbo en el que perdieron la vida cuatro personas.

De esta forma, se prevé la aplicación de bonificaciones acompañadas de medidas de desvío obligatorio para los vehículos pesados del tipo 2 (camiones, autobuses de cuatro ejes y turismos, furgones, furgonetas y microbuses con remolque de dos ejes) que circulen en el tramo de la autopista AP-1 entre Castañares (salida 1) y Armiñón (salida 7) entre los que distan 87 kilómetros. Las compensaciones a aquellos que se desvíen del tramo de la N-I entre Burgos y Miranda serán de un 75 por ciento cuando empleen dispositivos de telepeaje y 71,23 para el resto, según informaron en un comunicado ambas instituciones tras una reunión entre el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño.

Ahorro

La bonificaciones se traducen en un ahorro de 9,6 euros el trayecto y de 18,5 euros en el caso de los autocares si se opta por el telepeaje. Actualmente, las tarifas son de 12,9 para el primero de los supuestos y de 24,75 en el segundo. Unos descuentos cuyos importes serán compensados a la concesionaria de la autopista, Europistas, por la Junta y el Ministerio de Fomento, comprometiéndose la Comunidad a aportar un millón de euros, sin que desde el Gobierno hayan precisado la cuantía que les corresponde para la puesta en marcha de esta medida, que precisamente había encontrado en los porcentaje de participación de cada administración el principal escollo de las negociaciones.

En los próximos días comenzará a tramitarse el acuerdo que ambas administraciones y la sociedad concesionaria deberán suscribir para hacer efectiva la iniciativa, que se consultará al sector del transporte y las dos administraciones defiende para «mejorar las condiciones de circulación y seguridad vial en el mencionado tramo de la N-I, así como una disminución de la siniestralidad, la congestión y el nivel de emisiones».

Un año de duración

El acuerdo, que toma como referente otras previos adoptados en otras regiones tiene como mucho una proyección de un año, dado que en noviembre de 2018 acaba la concesión de la autopista y la Junta sólo concibe como escenario que se libere.

De momento, tendrá que esperar la solución similar para el trasvase de camiones que se proyectaba para el entorno de San Rafael en Segovia (de la N-VI a la Autopista AP-6), ante el que aún quedan flecos por definir y que el Ministerio de Fomento marca como una «prioridad». Y en cuanto a la Nacional N-120 Logroño-Vigo, se estudia una medida similar respecto a su desvío por la Autopista AP-71 (entre Astorga y León) para reducir el número de vehículos.

La Plataforma de Afectados por la Nacional I valoró ayer el acuerdo, aunque considerando que la AP-1 «debería ser libre para todos no sólo para los vehículos pesados y que la bonificación tendrían que cubrir «al cien por cien». Pese a ello, entienden que «la mejora en seguridad será notable». También se pronunció al respecto la alcaldesa de Miranda de Ebro (Burgos), Aitana Hernando, quien consideró como un «parche» el descuento y pidió la gratuidad para los vehículos pesados, informa Ical.