El alcalde Francisco Guarido y el socialista Antidio Fagúndez, en una imagen de archivo
El alcalde Francisco Guarido y el socialista Antidio Fagúndez, en una imagen de archivo - ICAL
Política

Crisis entre IU y PSOE, socios de gobierno en el Ayuntamiento de Zamora

Las discrepancias han surgido a cuenta de la nueva edil socialista que todavía no tiene asignada ninguna concejalía

ZAMORAActualizado:

Tras un mes de tira y afloja, el PSOE reconoció ayer las discrepancias en el Gobierno con Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Zamora a cuenta de la nueva edil socialista que todavía no tiene asignada ninguna concejalía. Ese hecho, según admitió ayer el primer teniente de alcalde de la ciudad y recién elegido secretario provincial del PSOE, Antidio Fagúndez, está afectando a la gestión municipal, ya que existe «cierta parálisis», algo que ayer, horas después de reconocerlo Fagúndez, negó el alcalde de IU Francisco Guarido.

Esa escenificación de la crisis se produce después de que a mediados de septiembre el PSOE diera ya su primer aviso de quiebra en el equipo de Gobierno municipal al evitar con su voto que saliera adelante una ordenanza municipal promovida por una concejalía gestionada por IU. Por su parte, el Partido Popular, que fue el más votado en las elecciones pero está en la oposición gracias al pacto IU-PSOE, mostró ayer su preocupación por la crisis del «matrimonio de conveniencia» entre ambos partidos.

La situación puede llegar incluso a afectar a la aprobación del presupuesto municipal del próximo año. En el centro de la disputa están las concejalías que los ediles de Izquierda Unida deben ceder al PSOE por la entrada de la concejala Adoración Martín en sustitución de uno de los dos concejales no adscritos que concurrieron a las elecciones con el PSOE y lo abandonaron antes de tomar posesión como ediles. Los socialistas pretenden asumir carteras de relieve, como pueden ser las de Obras o Medio Ambiente, pero Izquierda Unida no está dispuesta a cederlas. Las posiciones confrontadas se prolongan ya durante más de un mes y, según la portavoz del PP, Clara San Damián, la situación no beneficia a nadie y a quien perjudica es sobre todo a la ciudadanía. «Esperemos que se arreglen porque están en juego muchos asuntos municipales, entre ellos los presupuestos» aseguró ayer San Damián, que denunció la opacidad y falta de transparencia en las negociaciones entre ambos socios de Gobierno.