Concentración en Zamora este domingo en repulsa por el crimen en Castrogonzalo - M. ÁLVAREZ / Vídeo: La fiscalía pide que el menor acusado del asesinato de Leticia Rosino sea acusado de asesinato y no de homicidio
Sucesos

Las contradicciones y pruebas que llevaron al menor a admitir el crimen de Zamora

La mayor presencia de agentes en la localidad de medio millar de habitantes en la que ocurrieron los hechos pretende evitar altercados y mantener la convivencia

ZamoraActualizado:

En un primer momento sostuvo que no tenía nada que ver con el crimen. Llegado el caso, 24 horas después del asesinato, en uno de los testimonios que prestó ante los agentes optó incluso por incriminar a su propio padre para evitar que la culpa recayera sobre él. Pero finalmente, al quedar en evidencia por las contradicciones en las que incurrió y por las pruebas que ya se habían recogido y que le situaban en la escena del crimen, optó por confesar. Esa es la evolución del adolescente detenido en Castrogonzalo como presunto autor del feminicidio que el pasado jueves conmocionó a esa localidad zamorana de apenas quinientos habitantes.

Fuentes del entorno de la investigación explican las distintas fases por las que pasó el adolescente desde que la mañana del viernes se le tomó el primer testimonio hasta que el pasado domingo fue internado en un centro de menores al apreciar la fiscal especializada de Zamora en delitos con menores implicados que había indicios suficientes para instruir diligencias contra él como supuesto autor de un asesinato.

El joven de 16 años está ya en el centro Zambrana de Valladolid -el de referencia en Castilla y León para menores a los que se imponen penas de internamiento en régimen cerrado- pero la investigación aún no se da por concluida. De hecho, el propio subdelegado del Gobierno en Zamora, Jerónimo García Bermejo, ha reconocido este martes que el trabajo policial canalizado a través de la comandancia de la Guardia Civil de Zamora sigue en marcha y la investigación sigue abierta. Eso sí, aclaró que esa continuidad de las actuaciones policiales tienen por objeto completar el caso, ya que el relato de lo que pudo suceder el pasado jueves día 3 de mayo a las afueras de Castrogonzalo está bastante apuntalado.

«Se siguen haciendo averiguaciones con respecto a los flecos», ha explicado el subdelegado del Gobierno, quien ha recordado que el atestado policial y las diligencias están en manos del Juzgado de Menores de Zamora y ha evitado ofrecer más detalles del caso porque, además del secreto judicial de las actuaciones, se trata de «un ámbito muy sensible» al ser un menor de edad penal la persona presuntamente implicada en el asesinato.

La investigación, según detallaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno, la dirigió la comandancia de la Guardia Civil de Zamora a través de la capitanía de Benavente, con apoyo de unidades especializadas como la policía judicial o una patrulla canina de perros especializados en la detección de personas. Dichas fuentes admitieron que en los últimos días la presencia de agentes del Instituto armado en Castrogonzalo es mayor de lo habitual, aunque los efectivos de la Guardia Civil están en el pueblo «de la forma más discreta posible» con el fin de «mantener el orden público y la convivencia ciudadana».

De esta forma se pretenden evitar altercados ya que los ánimos están muy tensos por lo ocurrido y algunos vecinos piden que la familia del menor investigado en este caso se vaya del pueblo. Los habitantes siguen conmocionados por la muerte de Leticia Rosino, de 32 años, el padado jueves, después de que saliera a pasear como hacía habitualmente y recibiera a las afueras del casco urbano de Castrogonzalo varios golpes en la cabeza propinados con piedras, una de ellas de grandes dimensiones.