Este lunes 19 de junio continúa cortado al tráfico el centro de Valladolid
Este lunes 19 de junio continúa cortado al tráfico el centro de Valladolid - ICAL
Sociedad

«Normalidad» en el primer día de las restricciones de tráfico en el centro de Valladolid por la contaminación

Los niveles de polución «mejoran despacio», destacan desde el Ayuntamiento

ValladolidActualizado:

Señales de prohibido, vallas cruzadas atravesando la calle y uno o varios agentes regulando el acceso. Así ha amanecido desde este el pasado viernes el centro de Valladolid, por primera vez cortado al tráfico por los elevados niveles de contaminación. Una decisión anunciada al mediodía del jueves y que, más o menos, los vallisoletanos tenían asumida, por lo que algunos optaron ya desde el inicio por el transporte público, dejar algo más lejos el coche -los aparcamientos disuasorios eran gratuitos y animó la afluencia a alguno- o ir andando. También es cierto que la jornada comenzó con algo de permisividad. Hasta las 11.00, las furgonetas y camiones de pudieron pasar, y también a la hora de entrada y salida de colegios e instituto se dejó acceder.

«No puedes hacer un corte radical. La preparas parda», comentaba el viernes uno de los agentes, mientras vigilaba que únicamente los vehículos autorizados accediesen al perímetro delimitado: residentes, quienes tienen plaza de garaje, taxis y autobuses. Eso sí, una comprobación rápida, gracias a un ejercicio de confianza y agilidad para detectar la picaresca, pues «no puedes estar mucho tiempo, porque te llega la cola a Benidorm...». Los había preparados, con el DNI en mano, el contrato de alquiler o incluso la escritura. Pero, en general, de palabra. Y es que en cuanto un coche se paraba un poco más, los vehículos se acumulaban. «Ya ves que la que se prepara», comentaba un agente en uno de los puntos críticos.

Aún así, en general, comprensión por los conductores a los que se les denegaba el acceso, pero también quienes se empeñaban en encontrar el argumento que «levantara» la barrera. Aunque en la calle, opiniones para todos los gustos sobre la medida. Para unos, adecuada para contener los niveles de elevada contaminación alcanzados -se han superado los 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire de media tres días-. Para otros, una decisión «populista» que «no soluciona nada», pues en otros puntos de la capital del Pisuerga también se rebasaron esos umbrales y ayer el tráfico era el mismo. Según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Valladolid, los datos de contaminación «mejoran despacio», un par de estaciones medidoras sí consiguieron frenar el ascenso en una jornada de nuevo de elevadas temperaturas y sequedad en el ambiente, claves para este episodio.

Accesible por la noche

Sin grandes problemas, pero con intenso tráfico sobre todo en las zonas próximas al centro y las que marcan el perímetro acotado, algo inferior al inicialmente previsto, pues había quedado incluido uno de los accesos al Hospital Clínico, lo que chocó con los criterios de movilidad. Con las ideas ya hechas en base a la experiencia del Día sin coches, los conductores tenían su estrategia diseñada para moverse por el centro de una ciudad que sin llegar a ser un desierto de coches sí presentaba calles mucho más vacías de vehículos y tráfico muy fluido.

También se ha notado en los aparcamientos. Muchos huecos vacíos. La expedición de tickets para los espacios regulados cayó un 75%. Algunos espacios ocupados por los repartidores, que accedieron pronto al espacio restringido para estacionar y luego moverse a pie. Y es que un viernes es un día de más actividad para surtir a comercios, bares y restaurantes. Los primeros sí notaron, resignados y quejosos, un descenso de clientes y ventas.

La medida se mantendrá, en principio, hasta este lunes, aunque de 22 a 8 horas se levanta la prohibición.