Guillermo Garabito - La sombra de mis pasos

Cifuentes licenciada

«La meritocracia en España lleva unos años confundida con la «titulitis». Para todo hay que tener un máster, incluso para tener un máster»

Guillermo Garabito
Actualizado:

Un día uno es candidato a todo, una promesa por llegar y al día siguiente se encuentra dimitido de la política, de la vida pública y de todo. La meritocracia en España lleva unos años confundida con la «titulitis». Para todo hay que tener un máster, incluso para tener un máster.

Mientras le pasa a Cifuentes me recuerdan sus posibilidades esfumadas a las de Rosa Valdeón. Una, presidenta… La otra iba a serlo. Una rubia, la otra también. Las dos tenían aquello de exigir ejemplaridad por doquier desde su modernidad, como si aquello fuera un invento suyo y la ejemplaridad se llevó a Rosa Valdeón por delante. Las dos son finadas políticas por causas ajenas a su gestión. Pero a la de Madrid la ejemplaridad, llegado el momento, le ha dado igual. Y por eso, sin máster, la van a licenciar de su cargo.

Cifuentes dimitirá. Aunque lo hizo mejor Valdeón, más rápido, menos ridículo todo. Incluso con aquel intermedio para los anuncios en su rueda de prensa cuando se fue al despacho de Herrera a pedir la bendición. Cifuentes, que ya se ha ido pero no lo sabe, le pide la bendición a Rajoy o mejor que la dimita él, porque a ella le tiembla el pulso. Y el PP vuelve a ser una fiesta. De las cercenadas posibilidades de Rosa Valdeón se alegraron muchos en el partido y de las de Cifuentes, también.

Y vuelve a traslucirse lo de siempre, que en política no es tan necesario hacerlo bien como no hacerlo mal. Es mejor ahorrarse méritos que comprarlos y la lección la van entendido muchos diputados que actualizan el currículum con prisa no para buscar otro trabajo nuevo, sino para conservar el que tienen.

Cifuentes sigue sosteniendo su mentira, que es el orgullo que les queda a los cobardes. Para llegar a político, lo mismo que para Virgen de altar, hay que estar sin pecado concebido. Ya no vale con currículos que parecían dogma de fe.

GUILLERMO GARABITOGUILLERMO GARABITO