Los cortadores dieron cuenta de 280 kilos y 100 gramos de cecina
Los cortadores dieron cuenta de 280 kilos y 100 gramos de cecina - ICAL
SOCIEDAD

La cecina de León entra en el Libro Guinness de Récords

Decenas de profesionales logran cortar a cuchillo 283 kilogramos de este producto

LEÖNActualizado:

La cecina de León, el emblemático y milenario embutido ahumado que se elabora con carne de vacuno, ha entrado este domingo en el Libro Guinness de los Récords después de que decenas de profesionales hayan conseguido el mayor corte a cuchillo de este producto, más de 283 kilogramos, informa Efe.

En total han sido necesario 73 cortadores profesionales llegados de toda España, capitaneados por el leonés Agustín Risueño, que durante más de tres horas se han afanado con el objetivo de lograr el récord con el apoyo de una veintena de voluntarios.

El objetivo para lograr el récord era superar los 250 kilogramos de cecina cortada a cuchillo, pero este cantidad ha sido superada ampliamente ya que al final se ha certificado un peso de 283,1 kilos.

Tras lograrse el récord, el alcalde de la ciudad, Antonio Silván que ha seguido de cerca durante toda la mañana las evoluciones del reto, ha agradecido «la implicación de todos, cortadores, productores y voluntarios».

«Gracias a todos los que han hecho posible este récord Guinnes que contribuye a difundir la ciudad y la provincia por medio de un producto emblemático como es nuestra cecina», ha apostillado el regidor.

Un reto que sólo dos capitales gastronómicas han conseguido hasta el momento: Toledo en 2016 con el jamón y Burgos en 2013 con la morcilla.

El corte de cecina a cuchillo ha estado controlado en todo momento por un acreditador oficial del Record Guinness, de habla hispana y procedente de Londres.

Todas las piezas de cecina, de entre cinco y seis kilos, han sido facilitadas por los productores asociados a la Indicación Geográfica Protegida (IPG) de este producto.

Para acreditar el peso Guinness, el corte de cecina se ha pesado dos veces, una a la mitad del resto y otra al final, en dos básculas gigantes.

La cecina cortada se ha distribuido posteriormente en platos que tenían un coste de dos euros y cuya recaudación se destinará a fines benéficos.