Vídeo: Dos testigos aportan más pruebas al caso - ATLAS

«Caso Arandina»Aportan un vídeo y audios para desmontar la denuncia de agresión sexual en Aranda

En las imágenes se ve a otro joven, el cuarto, la noche de autos en la casa de los jugadores de la Arandina

ValladolidActualizado:

Apenas dura unos segundos. En él se ve a una adolescente cantando con varios jóvenes de fondo en el salón de una casa. El vídeo no refleja nada llamativo y no concentraría más atención si no fuera porque fue grabado en el mismo lugar en el que minutos después se habría producido una supuesta agresión sexual, la denunciada por una menor de 15 años que señala como responsables a tres jugadores de la Arandina.

El documento gráfico concentró este martes todas las miradas en los Juzgados de Aranda de Duero (Burgos) y lo más significativo del mismo sería la aparición en escena de un cuarto hombre, que, al parecer, también estaría relacionado con el club y que la menor ya había situado esa noche en la casa, exculpándole de participar en la presunta violación y al cual no ha identificado porque no le conocía.

El vídeo es uno de los documentos aportados a la juez instructora del caso por parte de dos amigas de la víctima que prestaron declaración. Las imágenes fueron grabadas por la propia menor y ella lo difundió a través de una red social, donde estuvo brevemente publicado, y compartido por WhatsApp en un grupo en el que estaban varias adolescentes. Asimismo, en este foro envió cuatro audios que también analizaron las dos testigos citadas, en los que la presunta víctima aseguraría que tuvo relaciones con los tres, según explicaron fuentes del caso.

Pocos detalles han trascendido del vídeo visualizado este martes en sala, salvo la aparición de esta cuarta persona la tarde en la que se produce la presunta agresión. Pese a que su aparición en plano plantea la duda de si podría estar implicado, no ha sido denunciado por la joven, que le dijo a una amiga que había un cuarto chico, pero que en un momento dado oyó una puerta cerrarse. «Él se había quitado de en medio» antes de la presunta agresión, explicaron dichas fuentes. No le conocía de antes y no sabe quién es, por ello no figura su nombre en el caso. Tampoco ha sido citado por los tres jugadores investigados que podrían haber requerido de su testimonio.

En la prueba aportada no se ve claro quién es ya que la imagen está muy borrosa, con ella en un primerísimo plano y cuatro «bultos» al fondo. Mientras el letrado de la víctima, Fernando García Puertas, se mostró cauto respecto al contenido a la espera de poder disponer de él para analizarlo a «cámara lenta», la defensa de uno de los jugadores aseguró que las imágenes «aportan que no hay agresividad y que no la han llevado contra su voluntad».

El vídeo apenas dura unos segundos y no sirve para clarificar qué ocurrió ese día horas después, cuando la víctima asegura que fue abordada por los tres futbolistas y que abusaron sexualmente de ella «forzándole» a tener relaciones con ellos «contra su voluntad», según consta en la denuncia. Un escenario que ayer descartó el abogado de uno de los jugadores. El letrado Uriarte aseguró que los tres investigados han negado mantener relaciones sexuales con ella y que sí hubo tocamientos pero que los habría realizado la menor, que pensaban que era «más mayor».

En concreto, los futbolistas aseguran que ella estuvo en su casa cuatro días antes del de autos y que ese día hubo «tocamientos» por parte de la joven hacia ellos, algo que «se dejaron hacer», negando que participaran «activamente» en los hechos. En este sentido, señalan que eso fue todo lo ocurrido y que el día 24 de noviembre, día en el que ella denuncia una violación, no «pasó nada». Fue a su casa y ellos «no le hicieron caso y se marchó», aseguran desde la defensa.

Al respecto de lo ocurrido esa noche, se analizaron ayer los citados audios que la menor envió a sus amigas por WhatsApp. En los mismos archivos, según el abogado defensor Rafael Uriarte, ella se «jacta y presume de haber mantenido relaciones sexuales con los tres» jugadores de la Arandina que se encuentran en prisión por los hechos. Además, ella les amenaza -siempre según esta versión- si dicen algo. «Mas o menos se está cayendo el castillo de fantasía que se ha ido montando al rededor de esta denuncia», apostilló.

Más citaciones

Además, en los audios de WhatsApp, la supuesta víctima asegura que esperaba que los tres jugadores no contaran lo sucedido. «Ante el temor de que su madre o su psicopedagoga» lo supieran, al parecer la adolescente asegura que «como se vayan de la lengua mentiría», explicó Uriarte. «Los audios vienen a decir que como estos chicos se vayan de la lengua, si tengo que inventarme algo me lo invento». «Mas o menos se está cayendo el castillo de fantasía que se ha ido montando al rededor de esta denuncia», apostilló. Por su parte, la acusación particular advierte que estas pruebas no están contextualizadas ni se ha concretado cuándo se grabaron.

Este miércoles acudirán a los juzgados el padre de la presunta víctima, el tío, una prima de la madre y la psicóloga que atiende a la joven. Para el próximo martes se ha convocado a las dos hermanas pequeñas de la menor en la Audiencia Provincial de Burgos.