SANIDAD

Cantabria dice que pide 2 millones para costear que Reinosa duplique pacientes

La propuesta remitida a la Junta, que «no es inamovible», prevé refuerzo de personal, material y farmacia

Personal, material sanitario y farmacia. Son los tres capítulos con los que el Gobierno de Cantabria justifica su petición a Castilla y León de 2,1 millones de euros por la atención de ciudadanos de la Comunidad asentados en el área limítrofe en el Hospital de Reinosa. Según sus cálculos, la carga de trabajo se duplicaría en el centro, que actualmente cuenta con un presupuesto anual de ocho millones de euros.

Desde la Junta de Castilla y León han lamentado que «no entra en la lógica de la cooperación entre comunidades prestar servicios retribuidos» e ironizaron con que la cantidad era, además, elevada como si el Hospital de Reinosa «fuera la Clínica Mayo». Ante esta postura, Cantabria señala que la respuesta le parece «exagerada», que el coste por habitante sería de 110 euros al año, «con lo que se paga una sola consulta en la Clínica Mayo».

Las estimaciones del Gobierno cántabro es que el Hospital Tres Mares de Reinosa recibiría 17.000 nuevos pacientes si abre sus puertas a los palentinos. Una cantidad que el gerente del Servicio Cántabro de Salud, Julián Pérez Gil, dice que coincide con la cifra actual de usuarios, por lo que se duplicaría. De esta forma, defiende en declaraciones a ABC que habría que aumentar el personal para atender a este volumen de usuarios «manteniendo la misma calidad» en la prestación. En concreto, la propuesta que han presentado a la Junta de Castilla y León y que el Ejecutivo autonómico no comparte cuantifica en 1,4 millones el gasto de nueva plantilla entre médicos, enfermeros, auxiliares, celadores y técnicos de rayos. Se trataría de la incorporación de 34 personas a urgencias, hospitalización y radiología.

Este apartado es uno de los que más polémica ha suscitado. La Junta entiende que el hecho de que la mayoría de lo reclamado sea para personal supondría que «no tienen esos servicios». Al respecto, Cantabria responde que no se ampliaría o mejoraría la cartera de servicios, se reforzaría la plantilla para la demanda potencial.

Los 700.000 euros restantes de la propuesta más allá del personal se corresponde a los gastos propios de material y farmacia. No se han incorporados costes de los servicios de lavandería, limpieza, ni comidas, que «lo soportaría Cantabria», puntualiza Pérez Gil.

La cifra de dos millones estima el Gobierno de Cantabria que es el «coste marginal». «No pedimos la mitad» del presupuesto anual -eso serían cinco millones-, sino lo que va a «costar de más». La cantidad, que el Gobierno de Cantabria facilitó en un documento de trabajo a la Junta en el mes de mayo, no «es inamovible». «Nada» lo es, asegura Pérez Gil, quien espera recibir respuesta del Ejecutivo castellano y leonés y «sentarnos en la mesa» a dialogar. Se enfrentan a un negociador que ve exagerada su petición ya que en otras regiones no asume el coste por la atención sanitaria de sus ciudadanos.

La única sin convenio

Cantabria es la única comunidad limítrofe con la que no existe ningún acuerdo en materia sanitaria para la asistencia de residentes en estas zonas en el centro más cercano sin atender a fronteras, y que en estos casos son gratuitos. Tampoco implica coste el acuerdo entre el Gobierno de Cantabria y el de Asturias en este mismo sentido. Ante la diferencia de planteamiento, Pérez Gil dice que en ese caso el flujo de pacientes es «recíproco» y se «compensa» el gasto, mientras que con Castilla y León sería «unidireccional» hacia el Hospital de Reinosa.

Toda la actualidad en portada

comentarios