Toque de campanas en Argusino (Zamora)
Toque de campanas en Argusino (Zamora) - ABC
Sociedad

Campanas al vuelo para resonar en la Unesco

Zamora, Palencia y León participan en la iniciativa europea para hacer que el tañido de las campanas sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Actualizado:

En muchas localidades de Castilla y León siguen marcando avisos importantes y marcan las horas para los vecinos desde las torres más altas. Muchas han pasado ya a funcionar con un dispositivo electrónico y automático, pero, en algunas zonas, las campanas siguen tocándose a mano como hace años.

Para defender esta tradición y su particular sonido, a las doce de la mañana de este sábado decenas de campanarios de Castilla y León se han unido a otros mil de todo el continente europeo con una misma misión, que el tañido de sus campanas y su tradicional sonido sea reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco.

En la provincia de León, han sido alrededor de cuarenta los campanarios los que han participado en esta iniciativa impulsada por Hispania Nostra, mientras que en Zamora, organizados por su asociación de campaneros, han sido catorce las localidades que han participado.

Las campanas de la provincia zamorana se han unido para, en su caso, lanzar además un importante mensaje: el riesgo de despoblación de muchos municipios de la zona. Y es que, aunque han sonado desde la capital, también pequeños pueblos se han sumado para dar la voz de alarma sobre su situación.

Así, las campanas han repicado en Otero de Sariegos, una localidad de la reserva natural de las Lagunas de Villafáfila en el que sólo hay censado un vecino, pero también en la ermita de la Santa Cruz construida al pie del embalse de Almendra por los descendientes del desaparecido pueblo de Argusino, que quedó anegado por las aguas al construirse el pantano, informa Efe.

Es sobre todo en los pueblos donde ha sobrevivido la tradición de tocar las campanas. Por eso, si desaparecen, difícilmente podrá mantenerse vivo su sonido, han alertado.

La catedral de Palencia también se ha unido en esta defensa del sonido de las campanas para que formen parte del Patrimonio de la Humanidad.