Exposición de Dora García en el Reina Sofía
Exposición de Dora García en el Reina Sofía - EFE
Cultura

La artista Dora García invade el Reina Sofía con sus performances

La vallisoletana es una de las representantes más icónicas del arte contemporáneo actual

MadridActualizado:

«Hay un agujero en lo real», esta frase en dorado es el lema que da la bienvenida al visitante de la exposición que la vallisoletana Dora García inaugura este martes en el Museo Reina Sofía, toda una declaración de intenciones de esta artista conceptual que interpela al espectador a través de la perfomance, cine, texto o dibujo.

«Segunda vez», que indaga en la relación del arte, la política y el psicoanálisis, es el título de la muestra dedicada a Dora García (Valladolid, 1965), una de las artistas más icónicas del arte contemporáneo actual, la «más importante de su generación», según ha señalado el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, durante la presentación de la exposición que estará abierta hasta el 18 de abril.

La muestra, que ocupa varias plantas del Museo Reina Sofía, incluida una terraza y las bóvedas del centro, ha sido comisariada por Borja-Villel y Teresa Velázquez, y reúne obra de García desde finales de los 90 hasta sus últimos trabajos, aunque la artista no la considera una retrospectiva.

El título, «Segunda vez», da nombre a la pieza nuclear de la muestra, la más reciente y que está interrelacionada con el resto del trabajo para reflexionar sobre estos tres temas centrales, el arte, la política y el psicoanálisis. Se trata de una película y dos pequeños cortometrajes sobre el artista, intelectual y psicoanalista argentino y lacaniano Óscar Massota.

«En el trabajo de Dora García no hay separación entre la ficción y la realidad. Toda su obra es un relato, una narración que implica como mínimo dos personas, por eso es un relato colectivo y lo performativo es importante», ha subrayado el director del Reina Sofía.

La obra de la artista vallisoletana que vive en Bruselas está plagada de referentes, lecturas y libros. Lacan y Joice son los ejes centrales que recorren la obra pero también Kafka, Robert Walser, Ricardo Piglia, Franco Basaglia o Allan Kaprow o Artaud, quien, en opinión de la comisaria, «coincide con los intereses de García por lo marginal, por la vivencia desplazada».

Referentes intelectuales que han marcado la obra de García, algunos como Artaud, con espíritu disidente que es el que marca la obra de la artista, con un discurso contra lo establecido.