Un grupo de alumnos de la comisión de estudiantes de segundo de Bachillerato, este pasado miércoles en Valladolid
Un grupo de alumnos de la comisión de estudiantes de segundo de Bachillerato, este pasado miércoles en Valladolid - F. HERAS
EDUCACIÓN

Los alumnos prevén una gran marcha como primer paso para la EBAU única

Conscientes de que la meta es «difícil» buscan una solución «justa para todos»

ValladolidActualizado:

En tan sólo dos semanas han logrado el respaldo de la mayoría de los grupos políticos, de los padres y de la propia Consejería de Educación. Por eso, la comisión de delegados de alumnos de segundo de Bachillerato espera que la manifestación que ha convocado para el próximo viernes en Valladolid para exigir al Gobierno una prueba de acceso a la universidad (EBAU) única en toda España sea un éxito y sirva como primer paso para avanzar hacia esa solución que es «justa para todos» y garantiza la «igualdad de oportunidades» en el acceso a las facultades. Prevén llegar a los 2.000 asistentes.

Los convocantes agrupan a unos cuarenta centros públicos y concertados de Valladolid, pero ya han obtenido el apoyo de otras provincias y saben que se desplazarán estudiantes de otros territorios hasta la ciudad del Pisuerga para la marcha. Además, han recibido el respaldo de formaciones como el PP, Cs, Podemos y el PSOE y algunos de sus miembros acudirán a la marcha a título particular. Incluso el propio consejero de Educación, Fernando Rey, aseguró hace días que estaría dispuesto a acudir, pero que no lo hará porque los estudiantes han pedido que la manifestación no se politice.

«Apolíticos»

«Somos apolíticos», subrayó el alumno José Félix Velasco en una rueda de prensa que ofrecieron los convocantes para explicar la movilización y sus reivindicaciones. «Somos estudiantes por una causa justa de igualdad de oportunidades. No queremos banderas ni símbolos que puedan empañar nuestra causa», advirtió.

Tienen muy claro que en el sistema actual para el acceso a la universidad existen «desigualdades» y que no todos tienen las mismas condiciones para poder estudiar lo que en el futuro será su carrera profesional. Además, son conscientes de que en su caso, tradicionalmente los exámenes son más exigentes, concretamente el de Historia de España. Así que decidieron unirse para reivindicar «como máxima» una EBAU común en todo el territorio nacional que acompañe al ya existente distrito único universitario, detalló la estudiante Isabel García.

No obstante, sí son conscientes de que es un objetivo a «largo plazo» y «difícil» para el que se tienen que ir dando pequeños pasos. Mientras tanto, demandan también por parte de la Consejería de Educación medidas que puedan tener un efecto más inmediato para igualar el nivel de su prueba a las de sus compañeros de otras regiones.

Así, aplaudieron que se hayan fijado en 67 los estándares de aprendizaje «prioritarios» para el polémico examen de Historia respecto a los 97 iniciales, pero explicaron que siguen siendo «demasiados». Exigieron que se incrementen las preguntas en las que puedan elegir entre varias opciones y que se vuelva al modelo anterior -la PAU-, donde entre los dos exámenes que se puede escoger cada uno recogía una mitad del temario.

Su idea no es que «descienda el nivel de la educación en ninguna comunidad», pero sí que se pueda mejorar y que haya «igualdad de oportunidades para todos», expresó la alumna vallisoletana. «Hay que buscar un punto de encuentro entre todos. No podemos ser egoístas y tenemos que mirar también por los que vienen detrás», defendió por su parte Andrea de la Fuente.

Han iniciado también una recogida firmas con la intención de dirigirse a la Consejería o, incluso, presentar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en las Cortes para exigir a la Junta que haga «lo que está a su alcance». Por ejemplo, mejorar la información sobre las pruebas, que ésta llegue antes a los interesados o flexibilizar los criterios de corrección.

«No podemos ser frívolos»

El máximo responsable del departamento educativo, Fernando Rey, se reunió ayer por la tarde con los estudiantes y se refirió a este asunto en León. «Algunos profesores me han dicho que esto no puede ser la subasta del pescado, no puede ser un tema de política autonómica tal o cual asignatura. Hay que lograr un equilibrio», explicó. El consejero, que está liderando la petición de una prueba única para todo el Estado, explicó que defiende «no que mi Comunidad se asemeje a las que piden menos sino que las menos exigentes se acomoden a la mía, porque en España estamos pidiendo todos tener una educación de calidad y, por tanto, elevar el nivel. Castilla y León tiene un gran nivel. Aquí no podemos ser frívolos», informa Ical.

Fernando Rey celebró que los estudiantes se movilicen. «Vengo reclamando una EBAU única para el país desde hace meses y con los alumnos detrás, delante o al lado, la verdad es que ya no me siento tan solo», añadió. También habló sobre el asunto el rector de la Universidad de Extremadura, Segundo Píriz, que negó las acusaciones de que en su autonomía se «inflen» las notas de la EBAU a los estudiantes, informa Efe.