Sanidad

Algunas claves para detectar si tu hijo es «adicto» a internet

El 21,3 % de los adolescentes españoles presentan indicios de desarrollar una conducta adictiva a la Red, según un estudio de la Comisión Europea. La psiquiatra infanto-juvenil del Hospital Río Hortega de Valladolid, Ruth González aporta algunos consejos para percibir una utilización inadecuada de las nuevas tecnologías

ValladolidActualizado:

Cada vez son más los padres preocupados porque sus hijos están «enganchados» a internet, fundamentalmente, a través del teléfono móvil. Ya han aparecido los primeros casos en Castilla y León, aunque, de momento, no son muchos porque no existen criterios claros de diagnóstico. ¿Los más susceptibles de caer en este problema? Los jóvenes de entre 15 y 16 años, aunque esta patología, que es emergente, puede aparecer en diferentes edades, por supuesto, también en adultos, pero es más difícil detectarlo.

Así lo asegura en una entrevista con ABC la psiquiatra infanto-juvenil Ruth González Collantes, trabajadora del área en el que se tratan estas adicciones desde la Sanidad Pública en el Hospital Clínico de Valladolid, centro de referencia en la región en cuanto a hospitalización de menores con problemas de salud mental o adicciones, aunque cada provincia cuenta con un departamento dedicado a estos jóvenes.

Según diferentes estudios, los jóvenes de entre 10 y 15 años utilizan a diario las nuevas tecnologías y en esa franja de edad empiezan a tener un móvil propio con conexión a internet. Es a partir de ahí cuando comienzan a usar la red con determinada frecuencia y el momento oportuno para marcar los límites.

Uso inadecuado

«Hay que diferenciar entre patología y el uso inadecuado de internet», recalca la psiquiatra. Y es que hay algunos progenitores que «no entienden lo que está pasando porque son de otra generación». La vida social «ha cambiado» y «se ha trasladado a las nuevas tecnologías», pero eso es algo normal, asegura González.

La psiquiatra infanto-juvenil del Hospital Río Hortega de Valladolid, Ruth González Collantes
La psiquiatra infanto-juvenil del Hospital Río Hortega de Valladolid, Ruth González Collantes

El mero uso no es patológico, recalca ante la preocupación de algunos padres, pero aporta algunos consejos para detectar lo que es una utilización inadecuada de internet: utilizar las redes sociales más de dos horas al día o jugar a través de la red durante más de tres horas. Las señales de alerta deben encenderse cuando se produce un cambio importante en la conducta. Un bajo rendimiento académico, un aislamiento cada vez mayor, mentiras o, incluso, reducir horas de sueño para poder estar conectado. Ésos son principalmente los indicadores que marcan el inicio de una adicción a internet. Son más los varones que las mujeres que desarrollan una dependencia a la red, mientras que a los telefónos móviles es similar en ambos sexos.

La vida social «ha cambiado» y «se ha trasladado a las nuevas tecnologías», pero eso es algo normal, asegura González

Generalmente se «enganchan» por las posibilidades que ofrece internet y porque es «más inmediato», pero la adicción al teléfono móvil crecerá y aflorará, asegura, probablemente con el paso del tiempo. «Lo importante es que los chicos sean conscientes de que es peligroso», explica, siempre teniendo en cuenta que el uso adecuado de estas tecnologías es algo normal en la sociedad actual. ¿Un consejo para los padres? Prevenir y enseñar una utilización correcta.

El tratamiento para estas adicciones se realiza a través de terapia. «Lo ideal sería poder eliminar el uso, pero en este caso es imposible desconectar del todo a un menor de internet y de las nuevas tecnologías», explica. Así que, las medidas correctivas pasan sobre todo por la «reeducación» sobre la utilización para que el menor pueda «recuperar el control que ha perdido sobre su conducta».

De momento, no existe una unidad específica para tratar estos problemas en la región y se hace desde los equipos de psquiatría infanto-juveniles. «Es necesario más personal» para que no haya listas de espera y la atención sea «inmediata» para atajar determinadas conductas y que no vayan a más.