El consejero Fernando Rey presenta los datos del observatorio sobre la convivencia escolar
El consejero Fernando Rey presenta los datos del observatorio sobre la convivencia escolar - F. HERAS
Educación

«Alarma» en Educación ante 29 centros que concentran 500 incidentes con profesores

Castilla y León registra 47 casos de bullying y 82 de ciberacoso confirmados

ValladolidActualizado:

La Consejería de Educación intervendrá en los 29 centros educativos de Castilla y León que durante el curso pasado registraron al menos cada uno de ellos veinte incidencias en contra del profesorado. Esto es, llegaron a acumular al menos más de 500 de las 2.278 «actitudes negativas» hacia los docentes que se alcanzaron en el ciclo 2016-2017. En esta cifra están incluidas, además de las agresiones físicas, las faltas de respeto, robos o comportamientos de otra índole, que aparecen por primera vez en el informe de la convivencia de la Comunidad, cuyos datos relativos al pasado curso fueron presentados ayer por el consejero de Educación, Fernando Rey. La incorporación de nuevos supuestos en los incidentes contra el profesorado han hecho crecer los casos registrados en el pasado curso, cuando se anotaron 700 agresiones a los docentes.

El propio responsable del área educativa aseguró que los datos arrojados por esos casi treinta centros son «indicadores de alarma» y requieren de un «trabajo especial» en el que se comenzará «de inmediato», aunque declinó aportar más información sobre esos colegios o institutos. Y es que, Fernando Rey, resaltó que quizá haya que incidir más en el «respeto ordinario» hacia al profesorado porque se trata de algo «innegociable». Además, el departamento dirigido por Rey publicará en los próximos días un protocolo específico para los casos de agresiones al personal docente u otros trabajadores de los centros que ordenará los procedimientos que se deben seguir y «se da entrada a los equipos directivos de los centros para que den parte», según el director general de Política Educativa Escolar, Ángel Miguel Vega.

Durante el curso pasado, Castilla y León registró 47 casos de acoso confirmados, una cifra que ha disminuido un 16,07 por ciento respecto al periodo anterior, mientras que salieron a la luz 82 situaciones de ciberacoso, una variable que aparece por primera vez en los datos del informe. Lo que sí aumentó fueron los posibles casos, que pasaron de 261 en el ciclo 2015-2016 a 412. Seis de cada diez alumnos que sufren acoso son hombres y los casos de bullying son más habituales en Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

Aumentaron también el número de incidencias que no permiten la normal convivencia en el aula y son contrarias a esas normas en los centros educativos. Así, el total de casos de este tipo comunicados fueron 23.095, 16,5 por ciento más que en el periodo anterior. De ellas, más de 16.000 tuvieron que ver con la disrupción escolar, 3.278 fueron conflictos entre iguales (no se incluyen los casos de acoso), 453 estuvieron relacionados con el destrozo de materiales y robo y 238 por «falta extrema de interacción con los iguales. A estas incidencias hay que añadir las 2.278 registradas contra el profesorado.

Alumnos reincidentes

Casi 8.500 alumnos -el 2,42 por ciento del total- estuvieron implicados en incidencias significativas durante el curso anterior. De ellos, 3.044 son reincidentes y otros 1.499, multirreincidentes. Además, según los datos aportados, de cada cuatro alumnos con incidencias de este tipo, tres son hombres y una mujer y más de seis de cada diez estudiantes cursan ESO. Otro de los apartados del informe presentado incluye las llamadas procedentes de Castilla y León al teléfono antiacoso que puso en marcha el Ministerio de Educación. En total, el pasado curso fueron 16, cuyos casos fueron derivados posteriormente a la Comunidad, mientras que en lo que va del 2017-2018 aún no se ha contabilizado ninguna, según detalló el director general de Política Educativa. Aunque cada caso de acoso importa y preocupa al Gobierno regional y cada incidente «pone la piel de gallina» al consejero, Fernando Rey quiso recordar que las aulas de Castilla y León son seguras y que así fue destacado en el informe PISA, que dedicó un apartado a las medidas que toma la Comunidad en este aspecto.

Por lo tanto, aunque se trata de un «sistema sólido», Educación pretende que esté en «permanente estado de mejora». De ahí que próximamente se vaya a publicar la actualización del Protocolo específico de actuaciones en supuestos de posible acoso en centros docentes sostenidos con fondos públicos. Este nuevo documento establece los pasos que se deben dar ante un posible caso, pero además recoge como obligatorios los procedimientos específicos de actuación en estos supuestos, mientras que antes sólo era obligatorio disponer de procedimientos generales de actuación en caso de conflicto.