La Sagra Alta pide una parada del tren de alta velocidad en Yeles

La mancomunidad aprueba una moción para «facilitar la movilidad»

ToledoActualizado:

La mancomunidad de la Sagra Alta, que reúne catorce municipios, no quiere perder el tren de la alta velocidad. Por ello, ayer aprobó una moción de UPyD para que este servicio entre Toledo y Madrid tenga una parada en Yeles, población situada a medio camino entre la Ciudad Imperial y la estación madrileña de Atocha.

Ahora la mancomunidad elevará un escrito al Gobierno de Castilla-La Mancha para que solicite al Ministerio de Fomento la construcción de un apeadero dentro del término municipal de la localidad toledana. Pero, ¿cómo justifica su petición esta entidad supramunicipal?

En primera instancia, el Ayuntamiento de Yeles aprobó en pleno la moción que Félix Romero, concejal de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), defendió ayer en una sesión plenaria de la mancomunidad de la Sagra Alta. En ambos foros, Romero explicó que la iniciativa tiene dos objetivos. Por un lado, facilitar la comunicación con Madrid de casi 100.000 personas que viven en esa comarca toledana y, por otro, conectar la capital de Castilla-La Mancha con Ciudad Real mediante la línea de alta velocidad a través de Madrid. «Se acortaría en más de media hora el tiempo de desplazamiento entre las dos capitales de provincia a través de la N-401, una carretera con índices de siniestralidad muy elevados», se explica en la moción.

Según el estudio de viabilidad que acompaña la petición, la inversión para construir una estación a mitad de camino entre Yeles y Esquivias sería de cuatro millones de euros. «Con una escasa inversión, se mejoraría la calidad de vida de una población que se ha multiplicado dos veces y media durante los últimos diez años —más de cien mil habitantes ahora mismo— y que viaja constantemente a la capital de España por razones de trabajo», se argumenta en la iniciativa.

Ecológico y eficiente

Además, el apeadero tendría una «accesibilidad magnífica» desde la carretera CM-4010 y la conexión de la autovía A-42 y la A-4. «Daría servicio al 90 por ciento de la población de la Sagra con un breve desplazamiento de doce minutos en coche», se asegura en el informe.

La estación podría aportar unos 480.000 viajeros al año y unos ingresos brutos anuales superiores a 1,3 millones de euros. Así, Renfe vería aumentado sus ganancias en esa línea entre un 10 y un 15 por ciento.

En la moción se defiende, por tanto, «un modelo de transporte ecológico, rápido y eficiente» que convierta la Sagra Alta en una comarca «atractiva» para trabajadores, estudiantes, empresarios y nuevos vecinos.