Todos los acusados, en una de las sesiones del juicio, celebrado en mayo en la Audiencia Provincial de Toledo
Todos los acusados, en una de las sesiones del juicio, celebrado en mayo en la Audiencia Provincial de Toledo - ANA PÉREZ HERRERA

Más de 30 años de prisión para cada uno de los principales acusados por el atraco a un supermercado de Yuncos

Además deberán indemnizar a Román David, el guardia civil que dejaron en silla de ruedas, con más de 500.000 euros

ToledoActualizado:

La Audiencia Provincial de Toledo ha condenado a más de treinta años de prisión a cada uno de los tres autores de un robo en octubre de 2013 en un supermercado de Yuncos (Toledo), en el que dejaron parapléjico a un guardia civil tras dispararle en el cuello.

Los tres acusados, según recoge la sentencia, han sido condenados por los delitos de tentativa de homicidio, robo con violencia e intimidación con uso de armas (con la agravante de disfraz), lesiones, hurto y tenencia ilícita de armas.

Además de las penas de prisión, la Audiencia les ha condenado a indemnizar conjunta y solidariamente al guardia civil herido con la cantidad de 557.475 euros y a devolver al supermercado los2.445 euros que robaron.

El robo ocurrió el 5 de octubre de 2013 sobre las 21:20 horas cuando los tres condenados llegaron al supermercado en un vehículo robado portando armas de fuego, tapados con caretas, con chalecos antibalas, gorros y guantes.

El juicio se celebró durante varios días de finales de mayo en la Audiencia Provincial de Toledo.

En la sentencia, el Tribinal considera probado que en el establecimiento, exigieron el dinero a los cajeros, hicieron ponerse de rodillas en un rincón a un cliente que intentó irse y apuntaron con la pistola a todos los presentes.

Después, con las bolsas de dinero en la mano, llegaron a la puerta y se encontraron con el agente de la Guardia Civil, al que dispararon alcanzándole en el cuello, de forma que cayó al suelo y «pasaron por encima de su cuerpo, dándolo por fallecido».

Al salir, dispararon contra el vehículo oficial de la Guardia Civil, junto al que se encontraba otra agente, a la que no alcanzaron y a la que ahora tendrán que indemnizar con 7.233 euros.

También deberán indemnizar con 4.500 euros a otra persona que resultó herida y que se encontraba en el interior de su vehículo en el exterior del supermercado, por los cortes que sufrió en la piel después de que los tiros rompieran la luna del coche.

El Tribunal sostiene que los procesados realizaron al menos ocho disparos sobre ambos agentes de la Guardia Civil, aunque sólo alcanzaran a uno de ellos, a Román David Gómez.

Después, se fueron a una vivienda de Dehesa de Moratalaz, en Illescas, donde previamente planearon el robo y, a continuación, a otro lugar para lanzar las armas de fuego empleadas al interior de una laguna.

También se trasladaron hasta el paraje La Losa, donde prendieron fuego al vehículo utilizado hasta calcinarlo.

Los condenados fueron detenidos tres meses y medio después, cuando intentaron cometer otro robo con armas el polígono industrial «Polvoranca» de Leganés (Madrid), hechos por los que también fueron juzgados y han sido condenados.

Éstos requirieron la ayuda de otras personas, una de las cuales ha sido condenada a cuatro años de prisión por los delitos de robo con violencia e intimidación con uso de armas en grado de tentativa y por tenencia ilícita de armas.

Otra ha sido condenada a doce meses de cárcel por los delitos de tenencia ilícita de armas y robo con uso de armas, y otra a dos años por el delito de tenencia ilícita de armas prohibidas.

Por otra parte, ha sido absuelta la pareja de uno de los procesados por el robo en el supermercado de Yuncos.

Tras los hechos, el agente Román David Gómez recibió la Medalla de Oro de Illescas (Toledo); la Cruz del Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo; la medalla otorgada por la Junta al mérito en la iniciativa social, en la categoría de Acción Social, y fue nombrado 'Hijo Predilecto' de Villasequilla, entre otros reconocimientos.