SeseñaLa madre del bebé muerto ingresa en un centro psiquiátrico

La mujer pasó la noche sin escolta policial en la UVI del hospital de Toledo

ToledoActualizado:

La madre del bebé de 13 meses fallecido el lunes en Seseña ingresó este martes en la Unidad de Psiquiatría del hospital Provincial de Toledo. Fue trasladada a ese centro después de que concluyera la autopsia practicada al cadáver de su hijo durante horas. La mujer, de 37 años, cuenta con antecedentes psiquiátricos, según declaró su pareja.

El padre del bebé, de 39 años, explicó a la Guardia Civil que encontró a su compañera en estado de semiinconsciencia sobre la cama y encima del menor, probablemente como consecuencia de la ingesta de medicamentos.

Por eso los investigadores de la Guardia Civil de Illescas barajaban que el bebé podría haber muerto por asfixia o aplastamiento. También intentaban aclarar si la mujer llevaba al hijo en brazos cuando se desmayó y cayó encima de él.

Para despejar dudas, los agentes están a la espera de recibir este miércoles un informe sobre el exhaustivo examen forense al cuerpo del niño, que no presentaba aparentes signos de violencia.

Los hechos ocurrieron en una vivienda de la urbanización El Quiñón. Eran en torno a las tres de la tarde cuando el padre telefoneó al servicio de emergencias 112 para contar que había encontrado a su pareja sobre la cama y desmayada encima de su hijo.

Trasladada al hospital Virgen de la Salud de Toledo, la mujer pasó la noche del martes en la UVI hasta que se recuperó. Estuvo sin escolta policial. Por su parte, fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha precisaron a Europa Press que, por el momento, no había ningún detenido.

La pareja, de nacionalidad española, vive desde hace tiempo en la urbanización El Quiñón, de 6.500 habitantes, aunque no es oriunda de Seseña.

El Ayuntamiento estaba ayer por la mañana a la espera de «ver cómo se desarrollan los acontecimientos» para organizar algún acto de duelo, según explicó el alcalde, Carlos Velázquez. No obstante, la junta de Gobierno local convocó un minuto de silencio, que tuvo lugar a las 17.30 horas en la casa de la cultura «Pablo Neruda». Asimismo, las banderas del Ayuntamiento se colocaron a media asta. «De esta forma, toda la ciudad se une al dolor de la familia en estos momentos de desolación», afirmó el consistorio en su página web y en las redes sociales.