Día Internacional de la Mujer Trabajadora Conciliar es cosa de dos

Las mujeres que trabajan en Airbus Illescas afirman que armonizar empleo y familia no es un tema exclusivamente femenino: «Los hombres están en la misma situación»

Rita Alvarez es la responsable de producción del ala del A-350. De su gestión dependen unas 110 personas, el 90 por ciento de los cuales son hombres
Rita Alvarez es la responsable de producción del ala del A-350. De su gestión dependen unas 110 personas, el 90 por ciento de los cuales son hombres - Ana Pérez Herrera

En un mundo normal, las mujeres no ganarían un 24 por ciento menos de media que los hombres. En un mundo normal, las mujeres no serían solo el 25 por ciento de los cargos directivos ni ocuparían el 22 por ciento de los escaños en los parlamentos. En un mundo normal, el Informe de Desarrollo Humano de 2015 de Naciones Unidas sería una broma. Desafortunadamente, no lo es. Con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, ABC visita la factoría que Airbus tiene en Illescas (Toledo) para hablar de la conciliación laboral y familiar, inevitablemente ligada a tener hijos.

La pequeña de Verónica Villa (Toledo, 1984) tiene casi tres años y es el motivo de que su madre tenga la jornada reducida. «La pedí cuando volví de la baja por maternidad porque quería estar el máximo tiempo posible con mi hija, pero a la vez no quería dejar de trabajar», dice Verónica, quien eligió trabajar de 10.30 a 14.30 horas en la sección 19 del A-350. «En ultrasonidos, ensayos no destructivos», explica. Verónica es una de las seis mujeres que trabajan en su sección, compuesta por 30 personas. Su quehacer diario consiste en verificar que la pieza fabricada para un avión esté dentro de la normativa. Control de calidad.

Alba Serrano (Plasencia, 1976) dirige un departamento que se encarga de la mejora de procesos y productividad en la factoría. Tiene a su cargo a 20 personas, la mitad de ellas mujeres. «Identificamos dónde se encuentran las pérdidas de eficiencia, aquello que no añade valor, y se hacen planes de acción para mejorarlas, reducirlas o eliminarlas», explica. Otra parte de su trabajo son las nuevas inversiones y la estrategia, la innovación y las mejores prácticas.

Con una niña de siete años, Alba dice que en la empresa hay «mucha flexibilidad; por ejemplo, normalmente es mi marido quien lleva a mi hija al colegio, pero si un día la tengo que llevar yo o tengo que salir antes, no hay ningún problema». Flexibilidad también «para trabajar desde casa», aunque obviamente hay determinados puestos en los que no es posible.

Alba deja claro que la conciliación «no es un tema de mujeres, es de familia». «Al final, es un querer de cada uno, de cómo te organizas dentro de casa y del ambiente familiar. Si mi marido pusiera todo el peso en mí, no sé si sería mi marido porque no es la educación que he recibido», añade.

Rita Álvarez (Alemania, 1976) es la responsable de producción del ala del A-350 en la sala industrial. De su gestión dependen unas 110 personas, el 90 por ciento de los cuales son hombres. Rita tiene dos niños (de siete y tres años) y hace «malabares» para conciliar la vida laboral con la familiar. Al igual que Alba, insiste en que se trata de «un trabajo en equipo con mi marido, que también trabaja en Airbus y que hace los mismos esfuerzos que yo». «Para mí es importante decir que los hombres están en la misma situación que las mujeres. La conciliación es de todos, es familiar, no femenina», insiste.

De Airbus, ni una mala palabra. «La empresa nos ayuda porque comprende la situación personal en la que estás. No mira tu situación, sino que mira tu rendimiento, el trabajo que haces todos los días. Si ese trabajo es el que esperan de ti, al final los pequeños ajustes de tu vida familiar no son ningún problema», añade.

El 15,5 por ciento

El 15,5 por ciento de los empleados de Airbus son mujeres. En las tres plantas que la multinacional tiene en España (Getafe, Illescas y Puerto Real), el porcentaje sube hasta el 16,3, aunque en el caso de Illescas se quede en el 14 (poco más de 100 de unos 860 trabajadores). Una de ellas es María Teresa Busto, que hace tres años se convirtió en la primera mujer en la empresa que fue nombrada directora de factoría.

Estos porcentajes hay que ponerlos en su contexto. De momento, ellas no eligen ser ingenieras. Según los datos del Ministerio de Educación, a pesar de que en las universidades españolas las mujeres son mayoría (un 54 por ciento), en las ramas de Ingeniería y Arquitectura suponen solo el 25 por ciento.

Toda la actualidad en portada

comentarios