Estado actual del claustro del convento
Estado actual del claustro del convento - Ayuntamiento

Dosbarrios transforma el convento de los Trinitarios en un centro social

El Ayuntamiento ha invertido 1.200.000 euros en las obras de rehabilitación

ToledoActualizado:

Aunque las obras habían finalizado hace unos meses y se había celebrado algún concierto en la iglesia, hasta este viernes no se produjo la inauguración oficial del convento de los Trinitarios de Dosbarrios (2.500 habitantes), cuyo Ayuntamiento ha invertido 1.200.000 euros en la rehabilitación del edificio más 600.000 euros que pagó en 2008 por la compra del inmueble para transformarlo en centro social. La apertura fue con motivo del XIX encuentro de los clubes de lectura de la provincia, un evento que reunió a más de 600 personas en el claustro y sus corredores.

Según explicó a ABC el alcalde de Dosbarrios, Francisco Fernández, la rehabilitación integral de este edificio, abierto en 1698 por los frailes trinitarios, pretende aumentar el patrimonio histórico, cultural y artístico de Dosbarrios, y se ha llevado a cabo en cuatro fases de actuación.

Cuatro fases

En la primera, una restauración global del conjunto, valorando su esencia religiosa, interpretando y adaptando su estructura de convento al uso actual. En esta fase se demolieron todos los elementos que distorsionaban la arquitectura original y se reformó el esquema de circulaciones para mejorar el tránsito entre zonas.

En una segunda etapa se unificó y recuperó el espacio de la iglesia, enfocando su distribución para usos escénicos mediante la inclusión de un escenario móvil.

La tercera fase se centró en el claustro como espacio de encuentro multiusos. La actuación de recuperación del claustro y sus corredores anexos se enfocó en una actuación arquitectónica que mantenga su iluminación y ventilación original mediante una estructura de madera que cubra un espacio escénico para 300 personas

Y en un cuarto ciclo de la obra se recuperó la volumetría exterior original. La iglesia mantiene su volumetría y las principales cumbreras del resto del edificio. La nueva fachada oeste será la principal y alberga una composición de volúmenes simulando estancias perdidas que crecen esponjándose hasta los límites originales. En toda la actuación se ha respetado la Carta de Cracovia que promueve la exploración de los restos, su origen y una actuación conforme a ello, sin falsificaciones