Plaza de Orgaz en el año 1960
Plaza de Orgaz en el año 1960 - Diputación

La Diputación de Toledo muestra más de 50 documentos inéditos

Podrán verse durante las Jornadas de Puertas Abiertas los días 3, 4, 5 y 6 de diciembre

ToledoActualizado:

Desde este sábado y hasta el próximo martes, fecha de conmemoración del XXXVIII cumpleaños de la Constitución Española de 1978, la Diputación de Toledo vuelve a abrir sus puertas, por segundo año consecutivo, a toda la ciudadanía para conocer el palacio provincial, sus distintas dependencias, la historia de la Corporación y sus funciones administrativas.

La gran novedad de este año en las jornadas de puertas abiertas es la exposición de documentos conservados en el Archivo provincial, a través de los cuales se tratarán las competencias de la institución a través de sus años de historia. Se trata de una muestra de documentos que testimonian la actividad realizada por la Diputación de Toledo en la provincia a lo largo del tiempo: obras de infraestructura en municipios, acercamiento de la educación e instrucción pública a la población infantil de aldeas, fincas y caseríos que distaban más de tres kilómetros de las escuelas nacionales y a las que era difícil llegar, recaudación de arbitrios provinciales, así como otras actividades de carácter histórico reflejo de la función asistencial ejercida por la Diputación a lo largo de los años.

Calle del Alcázar, en Pantoja
Calle del Alcázar, en Pantoja- Diputación

Se podrán ver fotografías de los municipios de la provincia de las décadas de 1950 y 1960, testimonio gráfico de una etapa en la historia de nuestros pueblos y de la forma de vida de sus habitantes: fuentes públicas que abastecían de agua potable a la población, lavaderos públicos, calles terrizas sin pavimentar, etcétera.

La Diputación provincial abre sus puertas los 3, 4, 5 y 6 de diciembre, en horario de mañana y tarde, con guías especializados, para compartir con todos los interesados el trabajo de la Diputación en el ámbito provincial.

En este año 2016 se cumple la segunda edición de esta iniciativa social, que impulsó el presidente Álvaro Gutiérrez el año pasado, buscando únicamente abrir la institución al conjunto de ciudadanos interesados en conocer la administración más cercana a los ayuntamientos y relacionada directamente con su nivel de bienestar social y calidad de vida.

Grupos organizados recorrerán lugares emblemáticos del edificio sede de la institución, tales como el Salón de Plenos, el Salón de Comisiones, el despacho del presidente, el artificio de Juanelo y la amplia galería artística conservada en su interior.

La Diputación quiere así compartir con los ciudadanos la gestión diaria de sus competencias y trasladar a quienes la visiten la importancia del trabajo desarrollado, en beneficio de los municipios y los vecinos y vecinas de los mismos, para que el progreso y el desarrollo sostenible sean una constante en la provincia de Toledo.

Los visitantes podrán hacerlo en horario de mañana, de 10.30 horas a 14.00 horas y por la tarde, de 16.00 horas a 18.00 horas.

Se programarán un total de cinco visitas diarias, correspondiendo tres por la mañana y dos por la tarde, con grupos guiados, que serán recibidos en la entrada principal para comenzar el recorrido, con una duración aproximada de 60 minutos.

Desde 1836

En Toledo, la Diputación se instala en el año 1836, y desde esa fecha ha actuado sin interrupción, como acreditan los acuerdos de los libros de actas.

Su labor, muy variada a lo largo de sus ciento ochenta años de vida, ha consistido, fundamentalmente, en prestar un necesario servicio de apoyo a la Administración central y representar a los municipios como tarea principal, transmitiendo las necesidades y problemas de nuestros pueblos y buscando soluciones para prestar ayuda técnica y económica a los municipios de menor población y con mayores carencias.

El objetivo principal es el desarrollo equilibrado de la provincia.

La Diputación de Toledo es obra del arquitecto Agustín Ortiz de Villajos, nacido en Quintanar de la Orden. Arquitecto identificado con el Romanticismo, fue el pionero en el uso del hierro en nuestro país, construyendo diferentes edificios de estilo triunfalista y monumental. Este Palacio es un edificio de estilo neoclásico tardío que se asienta sobre el solar que ocupaba el antiguo convento de Santa Catalina, perteneciente a los frailes de la Orden de la Merced.

El citado convento sería destruido por el fuego durante la Guerra de la Independencia contra los franceses, con la desamortización del siglo XVIII pasaría a manos del Estado, que lo convertiria en prisión hasta que su mal estado de conservación hizo que se derribara y se cediera el solar para la construcción del actual edificio (1882- 1897), que serviria como Diputación Provincial, uso que se mantiene hasta la actualidad.