Toledo - Deportes

En el nombre de Marta

Su mujer era lo que más quería. Murió a los 36 años y ahora él, Tito para los amigos, se ha marcado un reto: 1.000 kilómetros corriendo para luchar contra la endometriosis

Tito, al terminar la carrera al pico Veleta en agosto del pasado a√Īo
Tito, al terminar la carrera al pico Veleta en agosto del pasado a√Īo - Abc

El 19 de abril de 2015, la vida cambió radicalmente para Francisco Antonio Murcia Gómez. Ese día falleció su mujer, Marta. Un tromboembolismo pulmonar tras un fallido proceso de fertilidad se la llevó. Solamente tenía 36 años. Francisco perdió lo que más quería:«Era una chica con un corazón muy especial».

Después de la trágica desaparición, este electricista de profesión, a quien todo el mundo conoce por Tito, dejó la empresa familiar de Los Yébenes en la que trabajaba y buscó refugio en su afición. Necesitaba respirar hondo, pensar. «Siempre he hecho deporte, he jugado al fútbol, pero lo dejé hace un par de años. También salía a correr y participaba en carreras. Después de la muerte de Marta, me refugié un poco en eso», explica.

Desde el fallecimiento de su mujer, Tito ha competido en varias carreras, la mayoría de larga distancia, con el recuerdo de su mujer siempre presente. A la semana de su muerte, corrió el maratón de Madrid «y pude sentir cómo me acompañaba». Emociones que volvieron a invadirle cuando el 9 de agosto terminó la subida al pico Veleta (Granada), considerada la carrera más dura del mundo por asfalto.

Por Marta, este hombre de 35 años se ha embarcado ahora en una aventura en solitario de más de mil kilómetros a pie: correr el Camino de Santiago desde Bayona (Francia) hasta la capital del santo apóstol, siguiendo el sendero de la Ruta Norte y la costa, con parada final en Finisterre.

Reto agotador

Será un mes de durísimo esfuerzo, con etapas de entre 30 y 40 kilómetros diarios, para hacer realidad un proyecto pensado desde el corazón. «Nunca me cansaré de hacer estos pequeños homenajes en su nombre. También por las mujeres con endometriosis, porque sé el sufrimiento que pueden llegar a soportar y para que ninguna más tenga el final que tuvo Marta», afirma.

Su mujer sufría endometriosis, una enfermedad ginecológica crónica de causa desconocida, aunque la dolencia no tuvo relación con su muerte (la causa fue un tromboembolismo pulmonar). La endometriosis puede localizarse en cualquier zona del cuerpo, si bien es más común en órganos pélvicos. Una patología relativamente frecuente que podría afectar a unos 14 millones de mujeres en la Unión Europea. Marta era una de ellas, lo que le obligó a someterse a un proceso de fertilidad para poder tener descendencia. Sin embargo, no pudo cumplir su sueño.

La endometriosis no tiene cura actualmente, pero Tito quiere aportar su granito de arena con su proyecto, «El camino contigo», para abrir una puerta a la esperanza. Con ello quiere devolver también «un poco de todo el cariño, apoyo y ayuda que recibo de la gente, de la que estoy profundamente agradecido».

Su desafío comenzará el 14 de marzo, día mundial contra la endometriosis. Con este reto agotador, Tito quiere recaudar dinero ( a través de paypal.me/elcaminocontigo) para la asociación EsEndo y la Fundación del Instituto Sanitario de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic), que realizará una investigación contra la enfermedad que tanto hizo sufrir a Marta. «La gente puede colaborar con la cantidad de dinero que quiera, sin límites», animan desde EsEndo a Tito Famg (su nombre en Facebook), quien ya ha recibido el respaldo de varios patrocinadores.

Desde EsEndo se sienten enormemente gratificados hacia este deportista por su gesto: «No tenemos vida para agradecerte todo lo que hace por esta asociación». Francisco ha encontrado refugio en esta asociación como antes lo halló en la Asociacion De Afectadas Endometriosis Estatal «Adaec».

Tito y Marta, uña y carne.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios