Joan posa en una portería del Colegio Infantes de Toledo
Joan posa en una portería del Colegio Infantes de Toledo - ANA PÉREZ HERRERA
DEPORTES

Joan Linares: «Era el momento oportuno después de 25 años»

Auténtica leyenda del fútbol sala, se retira a final de temporada. Los últimos seis años ha jugado en Valdepeñas

TOLEDOActualizado:

Joan Linares Rodríguez (Barcelona, 1975) anunció la pasada semana su retirada como jugador profesional de fútbol sala, cuando concluya la presente campaña, después de 25 años. En una emotiva rueda de prensa en el Ayuntamiento de Valdepeñas (donde ha jugados los últimos seis años), el deportista señaló: «He llegado al final de mi viaje».

Joan Linares comenzó la práctica del fútbol sala en el equipo juvenil del Sant Andreu, el club más importante del distrito barcelonés donde vino al mundo. A los 18 años firmó por el FC Barcelona y después recibió una importante oferta del Caja Castilla-La Mancha. También ha jugado en otros grandes clubes, como el Playas de Castellón y el Boomerang Interviú. Con España ha sido campeón del mundo y de Europa. Su palmarés es impresionante, y gran parte de su carrera la ha hecho junto con su hermano gemelo, Andreu.

«Dejé un club tan importante como el FC Barcelona para abrirme unos nuevos horizontes deportivos. El primer piso donde me instalé en Toledo fue en uno de la Cava Baja, en San Juan de los Reyes. Luego me pasé a uno de la Ronda Buenavista y desde allí a una vivienda unifamiliar en Cobisa, donde resido ahora. La verdad es que me siento un toledano más, aquí he formado mi propia familia», cuenta a ABC. Casado con Ana Espíldora, toledana de la avenida de la Reconquista, el matrimonio tiene cuatro hijos: Diego, Marcos, Ana y Guillermo.

—¿Por qué deja las pistas?

—Todo tiene un principio y un final. Creo que era el momento oportuno ahora, que cumplo 25 años de carrera como jugador. Se lo comenté a mi esposa, me dijo que hiciera lo que considerada oportuno y que me apoyaría en mi decisión. De manera que me dije: «Hasta aquí hemos llegado».

—¿Qué hará cuando se retire?

—Voy a seguir dirigiendo la escuela de fútbol sala que tiene el Colegio de Nuestra Señora de los Infantes en Toledo. Hay 12 equipos, desde el de iniciación al de categoría cadete. Trabajar con la cantera es una labor que me apasiona. Por otro lado, he recogido el guante que me envió el Valdepeñas, que me habló de seguir con ellos en otra faceta que no sea la de jugador. De todas formas, quedamos en que nos sentaríamos a hablar cuando finalice el ‘play-off’.

—El fútbol sala, ¿avanza, está estancado o va en retroceso?

—Va avanzando, sin duda. En España es un deporte muy consolidado. Los pabellones se llenan y las competiciones están muy bien organizadas. Además, hay un germen muy importante que va saliendo en la cantera de los clubes, un trabajo positivo que nos hace predecir que el futuro está asegurado. En cuanto al resto del mundo, cada vez se abren más fronteras en países donde hasta hace poco era impensable la práctica del fútbol sala.

—¿Cómo se presenta el ‘play-off’ (el Valdepeñas juega contra el Elche?

—Apasionante e intenso. Esperamos que sea exitoso para nosotros y que se cumpla el dicho popular: «A la tercera va la vencida». Todos esperamos el ascenso a Primera División. Este sábado tenemos el primer partido en nuestro pabellón y se va a llenar hasta los topes (unos 1.200 espectadores). Me aseguran que si el polideportivo «Virgen de la Cabeza» tuviera más capacidad, se llegaría a unos 3.000 seguidores.