Fotografía de familia de la alcaldesa, autoridades en la mesa presidencial y galardonados
Fotografía de familia de la alcaldesa, autoridades en la mesa presidencial y galardonados - Ana Pérez Herrera

La vida les dio un beso en la boca

Emocionada entrega de honores y distinciones del Ayuntamiento de Toledo en el centro cultural san Marcos

ToledoActualizado:

En la parte final de su intervención, la doctora Cristina Romero Castellano resumió, con pocas palabras, lo que pudo significar este martes la entrega de honores y distinciones del Ayuntamiento de Toledo para sus galardonados: «De vez en cuando la vida te da un beso en la boca». La doctora parafraseó a Joan Manuel Serrat y su canción «De vez en cuando la vida».

[Vea el reportaje gráfico de Ana Pérez Herrera]

«Superemocionada», la radióloga del Complejo Hospitalario de Toledo, luchadora incansable contra el cáncer de mama, reivindicó con orgullo ser un «producto de España, de la medicina pública». Por ello, la nueva ciudadana de honor de Toledo reclamó que nuestro sistema sanitario sea apoyado y no sirva de arma arrojadiza. También tuvo palabras para las «mujeres de Toledo» que han pasado por sus manos: «Las quiero y ellas me han dado mucho más que yo a ellas». Y pidió el apoyo para la flamante Asociación de Mujeres afectadas de Cáncer de Mama (Apacama). A todas esas mujeres recordó que «la vida es partido a partido», recordando así al entrenador argentino Diego Pablo Simeone.

Las palabras de la doctora Romero retumbaron en el centro cultural de san Marcos, abarrotado de público, donde caló, igualmente, el alegato de Mabel Lozano contra la trata de mujeres, a la que está dando voz desde hace doce años. «Es muy importante que Cristina —la doctora— y yo estemos aquí», recalcó Lozano, ya que ellas han sido las primeras mujeres distinguidas con los títulos de ciudadanas de honor.

Aunque vive casi permanentemente en Iberoamérica por su trabajo de cineasta, Mabel, «humanista y ciudadana del mundo», como se define, realzó que la ciudad de Toledo y su pueblo, Villaluenga de la Sagra, van en su corazón.

Tanto o más que Fernando Aranda Alonso, a quien en el vídeo de presentación dibujaron al nuevo hijo predilecto como el «toledano más conocido». Nacido en el casco viejo, a sus 82 años desveló al público que siempre se extasió con la silueta de la ciudad desde su trabajo en el observatorio meteorológico. Con su Toledo en lo más profundo de su «patata», Fernando Aranda dejó otro titular —«Toledo se apodera de nuestra alma»— delante de la alcaldesa, Milagros Tolón, quien presidió el acto.

El hijo adoptivo Ricardo Izquierdo Benito aprovechó la presencia del presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, para pedir en su discurso que se impulse el yacimiento arqueológico Ciudad de Vascos. Y echó mano del poeta toledano Garcilaso de la Vega, «Vosotros, los del Tajo, en su ribera», para dar las gracias al respetable, al que reconoció haber sido «un privilegiado por vivir y trabajar en esta ciudad».

Sin aludir a la destitución del entrenador Onésimo Sánchez, conocida un par de horas antes, el presidente del CD Toledo, Fernando Collado, remarcó las bondades aleccionadoras del club, que cumple 90 años, y aseguró que llegarán al centenario «porque somos parte de la ciudad».

También de celebración —40 años de historia— estuvo la Federación Empresarial Toledana (Fedeto) en 2017, por lo que el Ayuntamiento le ha dedicado el espacio público donde tuvo su primera sede, en la plaza de Barrio Rey. En su intervención, el secretario general de Fedeto, Manuel Madruga, reclamó el uso del término empresario, «que nunca ha logrado tener una buena imagen en la sociedad», en lugar de otros vocablos, como autónomo o emprendedor.

Y con el mismo pretexto de un aniversario —80 años—, la calle de Reino Unido pasa a estar dedicada a la ONCE, cuyo delegado en Castilla-La Mancha, Carlos Javier Hernández, animó al público a «sumarse a la revolución de la ONCE» iniciada hace ocho décadas.