Muro de la plaza de San Vicente que será recuperado
Muro de la plaza de San Vicente que será recuperado - Luna Revenga

Seis obreros restaurarán 38 muros de mampostería en el casco antiguo de Toledo

El Ayuntamiento contrata la cuadrilla a través del programa de empleo Garantía+55

ToledoActualizado:

Esta semana, un oficial y cinco peones comenzarán a recuperar 38 muros de mampostería distribuidos por el casco histórico de Toledo. Los trabajadores han sido contratados durante seis meses por el Ayuntamiento a través del programa de empleo Garantía+55, del que ya se benefician 25 personas. Los operarios de la cuadrilla tienen en común que son mayores de 55 años y que conocen el sector de la construcción.

Las zonas donde trabajarán son cinco áreas que se encuentran en entornos de alto valor patrimonial e histórico: el Cristo de la Luz, Real del Arrabal, Gerardo Lobo, Cristo de la Parra y la plaza de San Vicente.

Concretamente, los muros y mampuestos en mal estado se encuentran en las plazas del Seco, San Bartolomé, de la Cruz (cobertizo de San Pedro Mártir), Don Fernando, Santa Catalina, las Milhojas, San Vicente, del padre Juan de Mariana, Santa Teresa, de San Miguel el Alto, San Justo y en la plaza donde se encuentra la escultura de Chillida junto al hostal el Cardenal.

También rehabilitarán mampuestos y muros en las calles de Carretas, Gerardo Lobo, Santa Ana, Reyes Católicos (Museo Sefardí), el Tránsito, la Mona, Real, Granado, San Lorenzo, San Juan de la Penitencia-la Flor y del Plegadero.

Igualmente, se intervendrá en la confluencia de la bajada del Barco y la calle del Sacramento; la puerta de Valmardón, la mezquita del Cristo de la Luz, el colegio Sefarad, la subida del Arrabal, la cuesta de la Culebra y el corredorcillo de San Bartolomé (bajada del Cristo de la Parra).

El plan de trabajo incluye los paseos de San Cristóbal-puente de san Martín, la subida de Antequeruela a Gerardo Lobo, la cuesta de las Calandrajas, la iglesia de Santiago el Mayor, los jardines de la puerta de Alfonso VI, la bajada de Antequeruela y la subida de la puerta del Sol.

Estos muros tienen una estructura muy débil y, en muchos casos, están afectados por humedades, golpes, pintadas y cartelería. El director de programas de empleo del Ayuntamiento, Juan Carlos Fernández-Layos, aseguró este martes que con este plan de recuperación se pretende eliminar las humedades, reconducir el agua de lluvias para evitar filtraciones, restaurar la mayor parte del material original y reponer el material perdido (morteros y ladrillos, generalmente).

«Es la primera vez que se realiza un plan de estas características en la ciudad», según la alcaldesa, Milagros Tolón. Afirmó que se han atendido las demandas vecinales y recalcó que el plan es el resultado de una obstinación: «Es fruto de nuestra obsesión por aprovechar los recursos que estén a nuestro alcance para mejorar los servicios que reciben los toledanos».

El presidente de la Junta de distrito del barrio, el concejal Javier Mateo, remachó que este plan de recuperación de muros de mampostería va «más allá de lo meramente estético». Está relacionado con la salubridad, la limpieza y la supresión de humedades para mantener en buenas condiciones los muros más dañados del casco viejo.