Guardia Civil

Liberan de un club de alterne en Toledo a dos menores madrileñas

Las estudiantes de hostelería fueron engañadas por un hombre que les prometió trabajo como ayudantes de cocina

TOLEDOActualizado:

La Guardia Civil ha liberado a dos menores de 16 años que se encontraban en el «Guindanao», un club de alterne de la localidad toledana de Mocejón. A las adolescentes, estudiantes de hostelería en Madrid, les habían ofrecido trabajo como ayudantes de cocina.

Las investigaciones se iniciaron a mediados del pasado mes de diciembre, cuando se recibió una llamada al 062 en el que un hombre alertaba de que dos menores podían estar siendo obligadas a ejercer la prostitución en un local de alterne de Mocejón.

Una vez en el local, los agentes localizaron a las dos chicas. Estas explicaron que estaban allí bajo amenazas, por lo que fueron acompañadas hasta dependencias oficiales, donde contactaron con sus familiares, que desconocían su situación. Detallaron a los agentes que habían sido captadas en noviembre cerca del instituto madrileño en el que estudiaban hostelería. Un hombre se les acercó para ofrecerles trabajo como ayudantes de cocina en un hotel de un pueblo de Toledo. Las convenció de que era una buena oportunidad para ganar un dinero y compaginarlo con los estudios.

Él mismo sería el encargado de recogerlas para llevarlas al trabajo y devolverlas a sus domicilios, por lo que accedieron a quedar con él y conocer el hotel. Una vez concertada la cita, el hombre las recogió y las acompañó hasta la cocina, donde les manifestó que esperaran unos minutos para entrevistarse con el jefe, que les explicaría su trabajo.

Cambio de planes

Cuando llegó el segundo hombre dijo a las chicas que su trabajo no estaría en la cocina sino que tendrían que trabajar en la barra del bar con otras jóvenes, tomar copas con clientes y, llegado el caso, consumir drogas y mantener relaciones sexuales con ellos. De hecho les asignaron sendas habitaciones. Las menores se negaron y manifestaron su deseo de regresar a sus domicilios pero, según dijeron a la Guardia Civil, el hombre las intimidó mostrando una placa falsa de policía y las amenazó a ellas con hacer daño a sus familias. «Sabemos donde vivís y quiénes son vuestros padres», les dijeron. Desde ese momento, las jóvenes fueron trasladadas en varias ocasiones al club desde Madrid, aunque evitaron «cualquier tipo de acercamiento con los clientes» y regresaban cada noche a sus casas. Esta situación se prolongó durante un mes, no de forma diaria. Cuando el individuo las recogía, ellas pretextaban excusas creíbles para sus padres.

La investigación la ha llevado a cabo el equipo Emume (Equipos Mujer-Menor) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo y los dos detenidos han pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Toledo, que ha ordenado su ingreso en prisión.

El alcalde de Mocejón, Plácido Martín, ha asegurado a ABC que ha intentado, en varias ocasiones, cerrar este negocio, que tiene licencia de hotel. El establecimiento abrió hace unos 20 años, aunque ahora la actividad hotelera incluye servicios sexuales, como es conocido en todo el pueblo, la comarca y Toledo capital, a solo 19 kilómetros. Como hotel era un referente en la zona, pues en su restaurante se celebraban bodas y comuniones.

«A ver qué podemos hacer tras estas detenciones, pero es una vergüenza. Está en el centro del pueblo y enfrente de un parque infantil», ha añadido.

.