Carmona, con la kipa, acompañado por su hija Iria y por el rabino Mijael Sofer
Carmona, con la kipa, acompañado por su hija Iria y por el rabino Mijael Sofer - J. I. C.

El escritor toledano José Ignacio Carmona, protagonista de la Shoa en Madrid

Acompañado de su hija Iria e invitado por el rabino Mijael Sofer, participó el miércoles en el encendido de velas en recuerdo de las víctimas del Holocausto judío

ToledoActualizado:

Este miércoles se celebró el Día Internacional de Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto, conocido como «Shoa» en hebreo. Una fecha que se recuerda de manera especial en la comunidad judía de Madrid, que este año tuvo como protagonista al escritor toledano y presidente de Tarbut Sefarad, José Ignacio Carmona.

Acompañado por su hija Iria, Carmona participó en el encendido de velas en recuerdo de las víctimas del Holocausto, un acto para el que fue invitado por el rabino Mijael Sofer. El escritor e investigador toledano tuvo también la oportunidad de dirigirse a todos los asistentes, poniendo el acento en cómo el pueblo hebreo se ha sobrepuesto ante las adversidades.

«Se trata de una comunidad en permanente diáspora, ha sabido después de esta y otras muchas 'shoas' anteriores en la historia, generar un sentimiento de reafirmación como identidad colectiva y una mayor presencia en la sociedad circundante», destacó Carmona.

Al finalizar el acto y en agradecimiento a la bendición que dedicó la comunidad judía de Madrid con motivo de la operación de su hija Iria, José Ignacio Carmonaentregó al rabino Mijael Sofer una moneda auténtica de tiempos de Jesús de Nazaret, con la carga simbólica y representativa del «óbolo de la viuda» que se menciona en la Biblia (Lucas 21, 1-4).

Por otro lado, el escritor toledano está coordinando la entrega de unpremio a Abraham Haim, presidente del Consejo Sefardí de Jerusalén, y está ultimando los detalles para la publicación de su último libro sobre Toledo, los judíos y sus mitos. Esta obra pretende que se convierta en una «herramienta de comunicación de un proyecto sentimental, pero también empresarial, que ponga al Toledo sefardí en el siglo XXI».