Política

Borrell: «Lo que está pasando en Cataluña es un golpe de Estado»

El exministro socialista presenta en Toledo su último libro («Escucha Cataluña. Escucha España»), que aborda el problema catalán

Josep Borrell, ayer en la Librería Taiga de Toledo
Josep Borrell, ayer en la Librería Taiga de Toledo - ANA PÉREZ HERRERA

Vamos a «la más rabiosa actualidad»: «Lo que está pasando en Cataluña es un golpe de Estado. No hacen falta tanques para darlos. Barcelona se ha convertido en la capital de Venezuela. Los independentistas saben que el referéndum no va a ninguna parte, que la comunidad internacional no lo va a reconocer. No buscan más que la escalada de tensión».

Estas palabras son de Josep Borrell (Puebla de Segur, Lérida, 1947), exministro socialista que este martes estuvo en la Librería Taiga de Toledo para hablar de su último libro: «Escucha Cataluña. Escucha España» (Ediciones Península), un ensayo sobre el problema catalán que ha escrito junto con Francesc de Carreras, Juan José López Burniol y Josep Piqué.

A menos de tres semanas de que haya (o no) un referéndum de autodeterminación en Cataluña, seguro que muchos se hacen la pregunta: ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Bueno, pues a eso trata de responder el libro. Para Borrell, hay una parte de la sociedad catalana que cree que el resto de España «nos roba y no nos quiere». Una idea esta que incluso ha calado entre algunos corresponsales extranjeros como el afamado John Carlin, al que el exministro socialista criticó ayer duramente por su errónea percepción.

Sin embargo, esta falsa creencia no surge de un día para otro: «Empezó el día que Jordi Pujol (presidente catalán entre 1980 y 2003) se sentó en el sillón de la Generalitat». Y añadió: «Los que ahora gobiernan allí son los mismos que durante los Juegos Olímpicos de 1992 paseaban por la playa de Barcelona con carteles como ‘Catalonia not Spain’ o ‘Freedom for Catalonia’».

Amparados en mentiras como que el resto de España les saquea anualmente 16.000 millones de euros y en la falta de respuestas por parte del Estado («los independentistas han ganado la batalla de la comunicación»), se ha conseguido un «caldo de cultivo en el que la sociedad catalana está dividida en dos: geográfica, económica, social y étnicolingüísticamente».

Por supuesto, dijo Borrell, desde los diferentes gobiernos nacionales «algo se ha hecho mal» para que un «20 por ciento de gente que no era independentista, ahora sí lo sea». A lo que hay que sumar «un 25 por ciento de gente que siempre será independentista». En resumen, añadió el socialista: «Las dos partes tenemos que hacer un esfuerzo para entendernos», pero, sobre todo, «hay que convencer a ese 20 por ciento para que no se quiera ir de España; con el otro 25 por ciento directamente no se puede hablar». «Y esa es la tarea pedagógica que nos toca hacer», insistió.

Borrell cree que hay cuatro posibles «soluciones» al conflicto, aunque él descarte tres (referéndum, Estado confederal y trato diferencial a Cataluña al estilo del País Vasco) y proponga una: Estado federal, en el que se reparta el poder, se reconozcan las diferencias y se mantenga la unidad. Todo ello aderezado con la «solidaridad».

Toda la actualidad en portada

comentarios